¿Te imaginas degustar una buena copa en una cava de vinos en el Caribe mexicano? Te decimos más sobre esta increíble experiencia.

¿Alguna vez has experimentado una degustación directamente en una cava de vinos? Si aún no has tenido esa oportunidad, nunca es tarde para hacerlo, sobre todo si piensas viajar a Cancún o a la Riviera Maya.

Ya sea que te vayas a hospedar en cualquiera de esos dos destinos, aprovecha para visitar una cava de vinos. Nada como tomar una copa de esta bebida en el entorno idílico que ofrecen el mar azul turquesa y la selva maya.

Una cava de vinos tiene que contar con ciertas características para que los vinos se vayan produciendo en excelentes condiciones, como son la temperatura y el ambiente.

En la Riviera Maya, hay una cava que no puedes dejar de visitar. Esta cuenta con más de 180 vinos de las firmas mexicanas más prestigiosas. También ofrece una colección de artículos para la degustación y producción de vino.

La cava de vinos es espectacular; tiene pasillos subterráneos y originales cámaras talladas en piedra típica de la región. Además, en este impresionante lugar se realizan maridajes, así como eventos especiales para grupos.

Para disfrutar una cata de vino, no es suficiente con hacerlo y ya. Si quieres vivir una experiencia más completa, hay que saber cómo es el proceso de elaboración del vino y empaparse más de este asombroso mundo.

¿Cuál es el proceso de elaboración del vino?

La producción de vino requiere de un método de elaboración muy preciso. El vino se obtiene a partir del proceso natural de la fermentación del jugo de uva.

La cosecha de las uvas se lleva a cabo una vez al año. Luego de llevar las uvas a las bodegas, se hace una selección de los racimos y se desprenden las hojas.

Una vez que se ha llevado a cabo este procedimiento, el proceso para la elaboración de vino tinto y vino blanco difiere un poco.

Para la elaboración del vino tinto, primero se ponen las uvas en una máquina despalilladora, la cual se encarga de separar la uva del escobajo (a lo que comúnmente se le conoce como los palitos que forman el racimo).

Es justo en esa etapa cuando se rompe el fruto y se obtiene el mosto que incorpora la pulpa, piel y las semillas; es decir, el jugo de la uva.

Ahora bien, para el proceso de elaboración del vino blanco, a diferencia de la uva roja, antes de obtener el mosto, se elimina la piel y las semillas. Esto permite que solamente prevalezcan los aromas de la fruta misma.

Luego de este paso, tanto para la elaboración del vino tinto como del vino blanco se lleva el jugo recolectado a tanques especiales de fermentación. En estos, tanto las levaduras de la uva como las del azúcar del jugo inician su proceso de fermentación.

Esta fermentación lleva todo un tiempo hasta que el jugo obtenido de la uva se convierte, finalmente, en alcohol.

Cabe señalar que no todos los vinos se fermentan en barricas. Hay algunos que se añejan en tanques de acero inoxidable y otros que se embotellan recién extraído el jugo y se fermentan en dichos envases.

¿Cuáles son los distintos tipos de uva para vino?

La elaboración de vinos se lleva a cabo con distintos tipos de uva. De ahí que se consiga un sabor diferente, según la uva que se haya utilizado para la fermentación.

Algunos de los tipos de uva más comunes para la elaboración del vino tinto son:

  • Cabernet Sauvignon.
  • Malbec.
  • Merlot.
  • Pinoit Noir.
  • Tempranillo.
  • Syrah o Shiraz.
  • Carignan.

Los tipos de uva más usuales para la preparación de vino blanco son:

  • Chardonnay.
  • Moscatel.
  • Albariño.
  • Sauvignon Blanc.
  • Verdejo.
  • Riesling.
  • Gewürztraminer.

Con estos breves datos, estarás más que informado para tu degustación cuando visites una cava de vinos en tu viaje a Cancún o a la Riviera Maya. Vive esta experiencia de la mano de un sommelier y conoce el mundo del vino desde otro ángulo.

*Fotos de pixabay