Hola, me llamo Cinthia y mi historia es una de superación. Una historia que demuestra que con esfuerzo y dedicación puedes superar la procrastinación y pasar a la siguiente etapa de tu vida.

Quiero que aprendan de mi historia, que vean mis pasos e intenten no repetirlos en sus vidas. La procrastinación es una sombra que te va cubriendo poco a poco sin que te des cuenta y, cuando menos lo esperas, te encuentras retrasando todo lo importante para ti y perdiendo oportunidades únicas en la vida.

El comienzo

Una vez que comprendí qué era la procrastinación, me di cuenta de que era algo que había practicado toda mi vida. Desde tareas insignificantes en casa o tareas de la escuela que debía entregar, siempre hacía todo al último minuto, a pesar de los consejos de mis padres y maestros.

Al no poder eliminar este mal hábito, obviamente continuó y fue evolucionando conmigo, aunque todavía no se había convertido en algo que me impidiera vivir, al menos no todavía. La procrastinación me acompañó en toda mi vida universitaria, aunque solo pensé que era parte de la experiencia y nunca pensé que podría eliminarla de ella.

Los efectos de la procrastinación

Como dije, la procrastinación me ha acompañado en casi toda mi vida y nunca ha tenido ningún efecto negativo en mi vida, a excepción de algunas desveladas intentando terminar algún trabajo y al terminarlo, siempre terminaba satisfecha conmigo misma.

Sin embargo, pronto me di cuenta de que la procrastinación no solo podía afectarme a mí, también podía afectar a todos mis seres queridos y las personas que estaban relacionadas conmigo.

Los principales afectados era mi familia, ahora mis acciones tenían un efecto enorme en las vidas de otras personas, mis hijos y mi pareja.

Mucha de mis responsabilidades en la casa y como madre se veían retrasadas o aplazadas, lo cual ocasionaba muchos problemas a mis hijos y mi esposo, como el corte de servicios básicos por haber olvidado pagar la factura y luego tener que pagar costos extra por reconexión.

La procrastinación se había vuelto mi acompañante y sabía que, si lograba expulsarla de mi vida, entonces todo empezaría a mejorar poco a poco, solo debía intentarlo, pero era tan complicado que volvía a recaer en lo mismo.

Y todo fue empeorando como una avalancha, cada vez que tenía una responsabilidad sentía una gran ansiedad por hacerla, pero mi procrastinación siempre superaba mi voluntad.

Mi ansiedad y enojo conmigo mismo me convirtieron en una persona huraña y que estaba constantemente de mal humor, mi propia familia prefería alejarse que pasar tiempo conmigo. Fue un momento terrible en mi vida del cual no me siento orgullosa.

La advertencia

El tiempo siguió su curso, los años pasaron y mi procrastinación era como un tumor en mi cuerpo que se rehusaba a ser retirado, era un cáncer que estaba acabando mi vida y mi relación con las personas que más amaba. Me había vuelto una extraña para mi familia, pero todo cambió cuando mi pareja tomó una decisión radical.

Mi esposo me advirtió que, si no lograba cambiar mi vida y mi actitud, entonces ocurriría algo que nunca me habría imaginado, nos divorciaríamos y nuestra familia se terminaría.

A pesar de todo, mi esposo y mi familia se mantuvieron a mi lado y me apoyaron durante todo el proceso.

¿Y cuál fue el primer paso para poder superar algo como la procrastinación? Buscar un terapista, ese fue el primer paso en mi viaje para superar este horrible hábito. Mi terapista me ayudó mucho a descubrir cómo se relacionaban todos mis sentimientos y actitudes, cuáles eran las causas y consecuencias de mis acciones, sin embargo, una cosa es saber lo que tienes y otra cosa es combatirlo.

Una de las primeras soluciones que intentamos fueron los antidepresivos, los cuales me ayudaron por un tiempo, pero los efectos secundarios eran más potentes que la solución que brindaban y me sentía todo el tiempo ida y desapegada de todo.

Pero todo cambió un día, mi esposo estaba buscando soluciones por internet y milagrosamente encontró una página web que hablaba sobre la procrastinación y cómo superarla, pero antes de ofrecerme algún producto o servicio, lo primero era responder una serie de preguntas respecto a mi procrastinación.

El cambio inicial

Mi esposo y yo decidimos llenar el formulario y lo hicimos siendo lo más honestos que pudimos, después de terminar la encuesta, la página me ofreció un plan personalizado de tres meses que afirmaba que me ayudaría paso a paso a superar mis problemas ocasionados por la procrastinación.

Después de tantos años de inventos y soluciones milagrosas que nunca habían funcionado, ambos estábamos muy recelosos de este sitio web y creímos que sería igual que los demás y tampoco funcionaría. Sin embargo, no teníamos nada que perder, ya lo habíamos intentado todo e intentar algo más no me causaría más daño, así que decidimos aprovechar la gran oferta que nos estaban ofreciendo.

El primer día en mi plan personalizado fue bueno, poco a poco empezamos a diagnosticar mi tipo de procrastinación y los consejos que me dieron empezaron a ayudarme. Sin embargo, fue muy complicado poner en práctica todo lo que me decían y no empecé a sentir cambios en mi vida hasta después del primer mes. Pero cuando llegaron, debo admitir que me sentía como otra persona.

Superando la procrastinación

¿Cómo empecé a cambiar y a superar mi procrastinación? El programa me ayudó a cambiar por completo los hábitos y actitudes que tenía en mi vida y me enseñó a cambiar por completo cómo estaba llevando mi vida hasta ese momento. Puedo decir que hacerlo me salvó la vida.

Una vez que empecé a ver resultados, mi autoestima empezó a elevarse con cada día que pasaba y mi motivación y ganas llegaron a un punto en el cual me sentía imparable. Ya no era la madre y la esposa que se olvidaba de todo y luego estallaba de mal humor contra todos, ahora estaba preparada para todo y me anticipaba a todas las situaciones.

Mi vida cambió por completo en lo personal y profesional. Y todo cambió gracias a ese día cuando mi esposo estaba navegando en internet.

Te recomiendo que realices la encuesta inicial de Virtue Map si deseas darle un cambio radical a tu vida. Recibirás tu plan personalizado en solo unos minutos y los precios que te ofrecen son impresionantes.

No temas lanzarte al ruedo y realizar el programa, la procrastinación es algo que debes combatir y, si no lo haces, va a dominar tu vida.

Fuente: Virtue Map