Algunas cosas sobre la crianza de los hijos ya no son como antes, pero hay algunos aspectos fundamentales que todos los padres modernos deberían tener en cuenta

Cerith Gardiner

¡La sociedad ha estado cambiando a un ritmo tan rápido que a veces es un poco difícil mantenerse al día! Así que imagina lo desconcertante que debe ser para los jóvenes de hoy en día, mientras navegan hacia la edad adulta.

Lo que habría funcionado en el pasado podría no ser muy adecuado hoy, pero por otro lado, faltan algunos elementos clave de antaño; y, por supuesto, algunos fundamentos que los adolescentes deben adquirir y que siguen siendo necesarios en nuestra sociedad moderna.

Como madre de cuatro hijos, dos adolescentes y dos adultos jóvenes, ha sido un proceso de aprendizaje. Mi infancia de vivir en una tranquila ciudad de campo, sin los últimos dispositivos, está muy alejada de la vida de mis hijos que crecieron en una ciudad importante con tecnología digital, ¡pero he aprendido mucho!

Aquí hay algunas cosas que creo que los adolescentes necesitan de los padres para convertirse en grandes adultos. Si tiene otras ideas, ¡me encantaría que me las compartieras en la sección de comentarios!

1 LOS PADRES SON PADRES, Y NO BUENOS AMIGOS

Cada vez es más común que padres e hijos tengan una relación un poco confusa, con énfasis en ser amigos. Sin embargo, es importante construir una relación en la que se respete el vínculo padre-hijo y los niños conozcan sus límites. Cuando más claros son los límites, más fácil es educar a un niño y enseñarle respeto.

2 QUE TRABAJEN PARA CONSEGUIR LO QUE QUIEREN

No hay duda de que nuestra sociedad actual está impulsada por el consumo. Y cuando damos a nuestros hijos un pequeño regalo cada vez que vamos a la tienda, no los estamos ayudando.

Esa necesidad de gratificación instantánea debe transformarse en paciencia. Si quieren tener una bicicleta nueva, entonces necesitan ahorrar dinero, hacer las tareas del hogar, o tener un poco de espíritu emprendedor y ponerse a cortar césped o cuidar niños. Una vez que comiencen a ver las recompensas de su trabajo, sus esfuerzos se multiplicarán y tendrán una verdadera sensación de logro y realización.

3 PASAR DE LA EXIGENCIA A LA GRATITUD

Necesitamos inculcar en los adolescentes que sus expectativas deben ser realistas. Sí, pueden esperar que si trabajan duro en la escuela sean recompensados con buenas calificaciones. Pero es importante desarrollar un sentido de gratitud desde el principio.

Si salimos con nuestros hijos, no deben esperar un helado, pero si obtienen uno, deben sentirse agradecidos.

Puede parecer obvio, pero muchos padres cansados caen en la trampa de ceder y darles a los niños lo que quieren, solo para tener un poco de paz y tranquilidad. Aquí es donde tienes que ser fuerte, de hecho, ¡más fuerte que el deseo de tu hijo de comer ese helado! Es difícil. Es agotador. Pero sin duda servirá a un propósito mayor.

4 BUENOS MODALES

La gente a menudo lamenta la falta de educación en los niños de hoy. Sin embargo, cabe señalar que hay muchos jóvenes maravillosos que tienen modales impecables y un fuerte deseo de ayudar a los demás.

Aunque ya no vivimos en una sociedad en la que los hombres se quitan el sombrero cuando saludan a alguien, aún podemos pensar en quitarnos las gafas de sol cuando nos detenemos a charlar con alguien (aunque sea solo para ese «hola» inicial). Aún podemos alentar a nuestros hijos a que cedan sus asientos a alguien que lo necesite más, ya sea una mujer embarazada, una persona mayor o alguien con una discapacidad.

Los modales comienzan en casa, así que da ejemplo agradeciendo a tus hijos si hacen algo, dejándoles la puerta abierta y preguntándoles con cortesía.

5 PERMISO PARA COMETIR ERRORES

En gran parte debido a Internet, estamos muy lejos de ser perfectos. (¡Algo con lo que las generaciones anteriores no tuvieron que lidiar!) Entonces, si tu hijo comete un error, tómate el tiempo para hablarlo. ¿Qué ha aprendido de su error? ¿Cómo puede evitar hacerlo de nuevo? Permítele poner las cosas en perspectiva y aumentará su autoconfianza.

6 SENTIRSE SEGURO

El hogar de un niño debe ser su refugio seguro y un lugar tranquilo. Esto es especialmente cierto para aquellos que viven en grandes ciudades donde puede haber una atmósfera de estrés y agresión.

Más que nada, sentirse seguro proviene de saberse amado. Saber que pueden cometer sus errores, que pueden compartir sus éxitos y que siempre habrá alguien para apoyarlos y amarlos incondicionalmente, será de gran ayuda.

7 BUENOS EJEMPLOS DE GENTE DE FE

Cuando la religión se ha convertido en objeto de burla (a la cara u on line), a veces es difícil ponerse de pie y profesar la fe. Pero los niños pueden aprender de las personas que conocen y aman.

Ya sean miembros de la familia, miembros clave de la comunidad, personas admirables en la esfera pública o los miles de hombres y mujeres santos de la Iglesia, hay muchas personas excelentes que les mostrarán a tus hijos cómo vivir una vida de fe.

Fuente: Aleteia