Cada tercer domingo del mes de junio celebramos el Día del Padre, un día especial no sólo por la oportunidad de celebrar el día a su lado, sino de reflexionar sobre su papel en la vida social y familiar.
La figura paterna proporciona un elemento único y esencial en la crianza del hijo (a), porque él es quien nos dice ¡intenta una vez más!, estimulándonos a subir otro peldaño para llegar a la cima, para lograr nuestros sueños, para sentirnos seguras (os).

La influencia de un padre es poderosa en la salud emocional de hijas (os), tanto como la figura de una madre. El hombre es tratado muchas veces con sospecha y suspicacia −consciente o inconscientemente− en la vida familiar, sin embargo la paternidad es tan crucial como la maternidad.

Para un hombre, ser padre representa una experiencia gratificante y única al ser parte de la creación de una niña única o un niño genuino, más aún cuando cumple cabalmente su función y lo sabe a través de las recompensas que sólo los hijos pueden dar.

Si eres padre o estás a punto de serlo, ¡muchas felicidades! Recuerda que nuestros actos hablan por nosotros y siempre tienen más peso que las palabras o las buenas intenciones. 

La paternidad es un papel que se vuelve bastante difícil si no ha sido deseada o llevada responsablemente, ya que se debe de “dar vida en plenitud” para transmitirle a ese ser humano amor, amistad, tiempo y protección. Y si bi en es cierto que no hay guías ni manuales que nos digan cómo cumplir nuestra tarea, hay algunos consejos que nos pueden ayudar:

10 CONSEJOS PARA SER UN MEJOR PAPÁ

1. Dale tiempo a tus hijos. Dime a qué dedicas tu tiempo y te diré qué amas. Haz un plan de juegos, salidas, comidas, etc. y separa tiempo en tu agenda para dedicarte única y exclusivamente a tus hijos; ellos nunca olvidarán esos momentos.

2. No escondas tu cariño. Muchos latinos crecimos en una cultura donde no era costumbre que el papá demostrara afecto o que participara en la crianza de los hijos, pero sentir afecto, aceptación y seguridad de parte de un padre ayuda a que los niños desarrollen una buena autoestima.

3. Crea un ambiente de amor y respeto. Además del cariño hacia tus hijos y el tiempo que les dedicas, es importante que ellos vean que tú respetas a su madre, ya sea que tú y ella estén juntos o no. Esto dará a los niños la seguridad y estabilidad que necesitan para desarrollarse.

4. Aprovecha cada oportunidad. Convierte los tiempos de comida, quehaceres de la casa, tareas de la escuela, viajes en el auto y cualquier situación en una oportunidad más de compartir y enseñar a tus hijos valores como: el amor al trabajo, ser agradecidos, la honestidad, servicio, trabajo en equipo, reciclar, etc. ¡Hazlo divertido!

5. Comunícate en forma positiva. Anima a tus hijos a siempre dar lo mejor de sí mismos y resalta sus destrezas y virtudes. Ellos necesitan tu aprecio y aliento. Escucha a tus hijos; conoce sus historias, sus intereses y sus temores; déjales saber que pueden confiar en ti.

6. Lee con tus hijos. Enséñales el amor a la lectura desde muy pequeños. Leer es una de las mejores maneras de garantizar que ellos tengan una vida de éxito. Ya cuando entren a la escuela, ayúdales con las tareas; comparte con ellos la alegría de saber y aprender constantemente.

7. Disciplínalos con amor y paciencia. Pon reglas claras, justas y razonables. Recuerda que el objetivo es que los niños desarrollen un buen comportamiento y carácter. No dejes que el enojo te domine; si es necesario toma tiempo para pensar y discutir con tu pareja la mejor manera de corrección que ayude a los niños a entender la lección y mejorar.

8. Enséñales con tu ejemplo. Tus acciones hablan más fuerte que tus palabras. Tus hijos imitarán tu comportamiento lo quieras o no. Sé consistente en lo que dices y haces. Muéstrate ante ellos honestamente como un ser humano con virtudes y defectos y verás que ellos también aprenderán a confiar en ti y ser honestos siempre.

9. No los sobreprotejas. Déjalos vivir. Es importante que tus hijos sepan que tu amor hacia ellos es incondicional y que pueden contar contigo en cualquier circunstancia, pero ellos también necesitan entender que sus acciones tienen consecuencias y que sus decisiones, buenas o malas, marcarán su destino.

10. Crea memorias, guárdalas, y compártelas con ellos. Los momentos que estás viviendo hoy con tus hijos son la historia de tu familia y pasan tan rápido. No dejes que se te escapen. Toma la foto, graba el video, escríbeles una carta o tarjeta en esas ocasiones especiales. Compartir estas memorias te ayudará a recordarles de dónde vienen y guiarlos hacia dónde van en la vida.

Fuente: https://www.fatherhood.gov/en-espanol/10-consejos-para-ser-un-mejor-papa