Una adecuada hidratación tiene grandes beneficios para al cuerpo humano

El agua es un líquido vital para todos los sistemas del cuerpo humano. Beber agua para mantenerse hidratado es como el cuerpo logra funcionar en óptimas condiciones. Cada sistema, órgano, y célula del cuerpo debe cumplir una función y una adecuada hidratación es la que maximiza todo su potencial para lograrlo de la mejor manera posible. Estos resultados son además notorios, sobre todo en la manera en la que se tiene una mejor concentración, una mejor digestión, y en general una sensación de vitalidad en todo el cuerpo.

La hidratación es realmente la sustitución de la pérdida de líquidos. Durante la exhalación, el sudor, la eliminación de residuos, y otras funciones, se pierden líquidos en el cuerpo. Estos líquidos se pueden reponer con agua. Se recomienda para los adolescentes y adultos beber entre dos y dos litros y medio (o entre ocho y diez vasos) para mantener las funciones del cuerpo en óptimas condiciones, y hasta dos vasos más si se realiza alguna actividad física.

Principales beneficios de una buena hidratación

Es importante recordar que la mejor hidratación se logra con agua, y sobre todo agua pura. El agua que se consume en casa puede tener muchas impurezas por todo lo que puede recolectar el agua a su paso para llegar. Los purificadores de agua son una excelente opción para tener siempre agua pura en casa. Aunque los garrafones y agua embotellada sí contienen en su mayoría agua pura, generan mucha basura y son muy incómodos de voltear. Un purificador es la mejor opción para tener agua pura en casa y mantenerse siempre hidratado.

Una adecuada hidratación tiene grandes beneficios para al cuerpo humano. Algunos de los principales pueden notarse en la salud del día a día.

  1. Regulación en la temperatura del cuerpo. El cuerpo pierde agua al estar muy caliente o muy frío. Al hidratarse, se le da al cuerpo la oportunidad de reponer esa agua y termo regularse según lo requiera.
  • Contribuye al buen funcionamiento de los riñones. Los riñones ayudan a manejar los desechos del cuerpo. Al no tener suficiente agua, empiezan a trabajar con más niveles de estos desechos que de agua, por lo que no se mantienen lubricados ni logran limpiar todo lo necesario.
  • Ayuda a la concentración y a mantenerse alerta. El cerebro está hecho de más de 70% de agua, por lo que es vital que se mantenga hidratado. Si el cuerpo no recibe suficiente agua para todos los órganos, puede afectar a la concentración, provocando dolores de cabeza y mucho sueño.
  • Mejora el sistema inmunológico. El sistema inmune es el encargado de defender al cuerpo de enfermedades. De su buen funcionamiento depende que el cuerpo no se enferme y se mantenga alerta de virus y bacterias que puedan entrar en él.
  • El agua alcalina en particular ayuda a regular el pH del cuerpo. Los líquidos tienen una medida llamada pH, en la que se puede saber si son ácidos o alcalinos, con un número que va del 1 al 14. El agua tiene por lo general un pH neutro con valor de siete. Al someterse a un proceso de ionización, se puede hacer agua alcalina, la cual se ha descubierto que tiene muchos beneficios para el cuerpo humano. Uno de los principales beneficios del agua alcalina es regular el pH del cuerpo, ayudando a neutralizar los ácidos que naturalmente tiene o a los que es sometido con ciertos alimentos.
  • Previene enfermedades cardiovasculares. El agua es el principal ingrediente de la sangre y es importante mantener todo el sistema circulatorio para su correcto funcionamiento. Una adecuada hidratación regula la presión arterial y la circulación sanguínea.