Arnulfo Reyes, en su cuenta de Facebook, compartía fotos y relataba la alegría que le producía dar clases en la escuela mártir de Uvalde. «¡Hizo todo lo que pudo para salvar a esos niños!”, contó un familiar de este maestro, quien ahora deberá afrontar un lago camino de recuperación

Por Jaime Septién

Amedida que pasan las horas se van descubriendo nuevos detalles de la masacre perpetrada por Salvador R. (18) en la Robb Elementary School del pequeño pueblo de Uvalde, situado al sur del Estado de Texas, entre San Antonio y Laredo, a cien kilómetros de la frontera con México.

A las escenas de horror y desconsuelo por la muerte de 20 niños (de entre 8 y 11 años) y dos maestras, van surgiendo héroes que impidieron que el asesino siguiera con su tiroteo a pequeños indefensos de esta comunidad, mayoritariamente hispana.

El nombre de un profesor mexicano que daba clases en la escuela de enseñanza primaria ha saltado a los titulares. Se trata de Arnulfo Reyes, originario del Estado mexicano de Coahuila, quien al proteger a los alumnos y ponerse como escudo ante Salvador R, recibió varios impactos de bala.

Reyes fue trasladado a la ciudad de San Antonio para ser intervenido quirúrgicamente de heridas que tocaron un brazo y el pulmón izquierdo.  Un allegado a la familia de Reyes, su primo Erick J. Bernal, publicó en su cuenta de redes sociales el siguiente mensaje:

“¡Sufrió heridas de bala en su pulmón izquierdo y brazo izquierdo mientras trataba de proteger a sus estudiantes de esta tragedia demoníaca en Robb Elementary en Uvalde, Texas!”

Posteriormente, el mismo Bernal escribió que su primo había ya superado la cirugía y se encontraba fuera de peligro:

“Mi primo Arnulfo Reyes tiene un largo camino de recuperación física y mental por delante. Todavía está en San Antonio Medical Center y lo estará durante algún tiempo. Tiene múltiples cirugías programadas durante varios días. ¡Hizo todo lo que pudo para salvar a esos niños!

El profesor Reyes, se ha desempeñado en los últimos 15 años como maestro y durante ese tiempo siete años los ha dedicado a la escuela Robb Elementary.

“Ojalá todo esto fuera un sueño. Lo siento por estas mamás. Continúan las oraciones por los perdidos y también por mi tío Sr. Reyes”, fue el mensaje que compartió a través de redes sociales Kebrina Nicole Gutiérrez, sobrina del docente mexicano.

Reyes, en su cuenta de Facebook compartía fotos y relataba la alegría que le producía dar clases en la escuela mártir de Uvalde. El 24 de mayo a las 11:45 de la mañana todo cambió para este pequeño pueblo de apenas 19,000 habitantes.

El negocio de venta de plantas, que también tiene Reyes en Uvalde, tendrá que esperar mucho tiempo para que su dueño vuelva. Y el pueblo, con él, supere la tragedia.

UVALDE
Fuente: Aleteia