La obra magna de George Orwell está considerada como uno de los clásicos de la literatura del siglo XX por una razón.

Mil novecientos ochenta y cuatro, de George Orwell, es una de mis novelas favoritas de todos los tiempos.

Por Matt Hampton

De entrada, esa afirmación probablemente hizo que algunos lectores hicieran suposiciones. Las comparaciones con la icónica distopía de Orwell son reconocidas como un tropo que ha sido sobreutilizado hasta el punto de ser absurdo –reconocido como tal incluso por la gente que hace tales analogías. En Internet, en particular, la gente se apresura tanto a establecer paralelismos (a menudo hiperbólicos) con 1984 que uno se pregunta si toda esa gente ha leído realmente la novela, o si sólo la conocen por los constantes memes sobre el «doble pensamiento» y el «Ministerio de la Verdad«.

Pero si eres alguien que no la ha leído (yo también fui un holgazán en la clase de literatura del instituto e hice uso frecuente de SparkNotes), Mil novecientos ochenta y cuatro tiene mucho más que decir que «autoritarismo = malo». Orwell detalla una imagen concreta de la vida en una sociedad totalitaria capaz de alcanzar el control absoluto, una imagen basada en sus experiencias rozando el poder estatal tiránico. Aunque las alusiones a Mil novecientos ochenta y cuatro pueden haberse arruinado por el uso excesivo, esto no es algo que deba contar en contra de la obra final de Orwell, sino más bien un testimonio de la capacidad del autor para crear conceptos concretos y memorables que tienen una relevancia duradera.

La novela explora el autoritarismo a través de diferentes ángulos. El psicológico es quizás el más central. El protagonista, Winston Smith, vive en una cultura en la que debe controlar siempre sus acciones para que no revelar pensamientos poco ortodoxos, debido a la constante amenaza de convertirse en una «no persona». Un mundo en el que las personas se ven obligadas a no revelar nunca sus verdaderos pensamientos es uno en el que se ven abocadas a la neurosis, la paranoia y el odio. Sin miedo a hacer a su protagonista «antipático», Orwell mostró esta mentalidad en términos crudos, revelando en el primer capítulo que a Winston «le disgustaban casi todas las mujeres» y que albergaba fantasías sádicas.

Esto se relaciona con la relación entre el romance, el sexo y el autoritarismo, que es otro tema menos discutido de **Mil novecientos ochenta y cuatro. El Partido exige que el sexo sólo exista como un «deber para con el Estado». Al hacer que la gente «no pueda obtener ninguna satisfacción», por así decirlo, el Partido fomenta el odio reprimido del que se nutre. Como dice Winston en una escena: «Quieren que estés lleno de energía todo el tiempo. […] Si eres feliz en tu interior, ¿por qué habrías de entusiasmarte con el Gran Hermano y los Planes Trienales y los Dos Minutos de Odio y todo el resto de su maldita podredumbre?».

La supresión lleva a Winston a aferrarse a cualquier esperanza que encuentre, lo que finalmente se convierte en su perdición. Al principio garabatea en un diario en secreto para desahogar su odio hacia el Partido, aunque conoce las posibles consecuencias y luego actúa sobre la base de vagos indicios de que otros odian secretamente al Partido, cuando una mente más sobria los vería como trampas de la Policía del Pensamiento.

La pregunta central de Mil novecientos ochenta y cuatro es si la realidad objetiva existe fuera de la mente humana. Winston se aferra a la idea de que sí existe, pero a la hora de la verdad, no puede refutar lógicamente la filosofía del Partido de que pueden determinar la realidad objetiva siempre que tengan el poder de eliminar la disidencia y las pruebas contradictorias. Esto deja abierta la pregunta: ¿Se puede demostrar la realidad objetiva sólo con la razón o depende de presunciones supra-racionales?

Interpreto que esto está relacionado con el tema de la novela de valorar las cosas que son personales, románticas y tradicionales, cosas que no se ajustan al Estado, al orden y al industrialismo. A lo largo de Mil novecientos ochenta y cuatro, los personajes se consuelan con las cosas que tienen un valor subjetivo para ellos como individuos -adornos en una tienda de antigüedades, maquillaje en el rostro de una mujer, las canciones populares de los proles en un día de verano-, incluso si no hay una justificación racional superior para su valor.

Al mismo tiempo, esto es un arma de doble filo, ya que los deseos humanos innatos pueden ser convertidos en armas por el Estado mediante la tortura, la propaganda y las privaciones.

La magnum opus (obra magna) de Orwell es considerada como uno de los clásicos de la literatura del siglo XX por una razón. Estos son sólo algunos de los ricos temas que hacen que sea algo más que la caricatura que aparece en la cultura popular. 

[Nota del editor: Esta es una versión de un artículo publicado en Out of Frame Weekly, un boletín electrónico sobre la intersección del arte, la cultura y las ideas. Suscríbete aquí para recibirlo en tu bandeja de entrada todos los viernes].

Fuente