Los espera en el embarazo, los espera al regresar del jardín de infantes. Los espera a la salida de la escuela. Los espera cuando comienzan su vida de regreso después de una fiesta. Los espera cuando vuelven del trabajo para hacerles siempre encontrar un plato caliente. Los espera con amor, a veces con ansiedad, con rabia que pasa de inmediato cuando los ve y luego los abraza. Has en modo que vuestra mamá anciana no deba esperarte más. Hazle una visita, ámala, abrázate con ella que te ha amado como ningún otro hará jamás.

No hacerla esperar, esto espera ella de todos ustedes. Porque envejecen las extremidades pero el corazón de una mamá no envejece jamás.

¡Ámenla ustedes que pueden!

Compartir