Los niños que crecen en un ambiente de seguridad y respeto a diario también tienen sus propios mecanismos de resiliencia y es posible que no se tomen muchas cosas tan en serio como nosotros

«Porque yo crié a mis hijos, entonces eso ya lo sé», dice la abuela, mientras le da a su nieto una chocolatina para que no le caigan más lágrimas. Cuando nos convertimos en padres, nuestros padres y suegros también juegan un nuevo papel. Ya lo han experimentado todo, por lo que están felices de salvarnos a nosotros y a nuestros hijos de los errores. Antes de visitar a sus abuelos, los jóvenes padres preocupados por la crianza de los hijos, a veces experimentan un estrés similar al del día de examen final de la escuela secundaria. ¿Cómo ayudarse a sí mismo?

Estrés antes de visitar a los abuelos

En primer lugar, vale la pena comprobar cómo nos sentimos nosotros mismos en compañía de los padres y los suegros. ¿Podemos reconocer lo que nos gusta y lo que no? ¿Qué palabras o comportamientos nos causan una desagradable sorpresa, vergüenza, ira? El mejor amigo de nuestras relaciones con la generación anterior será la amistad y el apoyo que seamos capaces de darnos a nosotros mismos primero. Si no sabemos cómo somos y albergamos sentimientos encontrados, perpetuamos situaciones difíciles.

Cuando reconocemos lo que nos resulta difícil, tenemos muchas opciones para elegir. Podemos hacer oídos sordos, convertirlo en una broma, cambiar de tema o confrontarnos, si tenemos experiencia de que esto funciona (si solo consume energía, a veces es mejor abandonar la situación). Si los costes emocionales de las visitas superan cualquier bien, también podemos considerar mantener contacto mínimo, ya que es difícil involucrar a los niños en relaciones desastrosas.

En otras situaciones, ayuda asumir la buena voluntad de todas las partes. Si deseamos que nuestros padres y suegros no esperen que cambiemos, no tiene sentido pedirles que hagan lo mismo. Me ayuda mucho darme cuenta de que generalmente hay pocas posibilidades de que todos los adultos que me rodean compartan mi enfoque de crianza. A veces es imposible hasta dentro del mismo matrimonio. Es más dañino tratar de obligar al cónyuge a hacer lo mismo que hacemos con nuestro hijo que si asumimos que el hijo tiene relaciones con diferentes adultos y tendrá diferentes experiencias.

Abuelos que quieren amar

Podemos ir haciendo comprobaciones de si estamos sobreestimando la nocividad de una situación en la que los niños comen más galletas que en casa o ven más dibujos animados, porque tal vez en nuestra imaginación crezcan hasta el tamaño de un desastre educativo. Los dulces, los regalos y los dibujos animados son las patentes más conocidas de los abuelos que conquistan fácilmente el corazón de los niños. Entonces podemos ver sus acciones desde una perspectiva diferente: nuestros padres se preocupan mucho por esta relación. Quieren ser amados, presentes en la vida de los niños; quieren que los extrañen y los visiten con gusto. No estoy segura de si vale la pena quitarles todo esto en nombre de seguir las reglas que introducimos en nuestra propia casa.

Podemos proponer cosas que a los abuelos no se les ocurrieron: traer un libro que le guste mucho al niño y decirle: «Oye, la nieta está esperando a que su abuelo le lea el cuento de la princesa y el dragón». Podemos comprar entradas para los abuelos al zoológico y enviarlos a ellos junto con los nietos allí. Si los niños tienen alergias alimentarias, podemos compartir con la suegra una receta de galletas sin gluten, haciéndole la vida más fácil. En lugar de quitarles a los abuelos por completo las estrategias de intimidad que conocen, podemos sugerir otras nuevas.

Los padres que crían a sus hijos de manera muy consciente temen que los abuelos que elogian, critican o piden que reciten poesías de alguna manera «dañen» a sus hijos emocionalmente. Vale la pena detenerse a pensar en estos miedos. Fíjate si cuando la abuela le dice a su nieta: “Mira, que se te ha desarreglado el pelo, ven, te arreglaré”, entonces la niña se siente mal en esta situación. O, a lo mejor, vuelve el flashback de tu propia infancia, en la que tuviste mucha vergüenza en un momento similar. Los niños que crecen en un ambiente de seguridad y respeto a diario también tienen sus propios mecanismos de resiliencia. Y es posible que no se tomen muchas cosas tan en serio como nosotros.

Si los abuelos realmente hacen que tus hijos se sientan molestos, vale la pena hablar de ello. Pregunta a los niños cómo se sienten con sus abuelos y déjales saber cuando no estamos de acuerdo con las acciones de sus abuelos. A veces es suficiente que los niños sepan que es posible que algo no nos guste. También tenemos derecho a hablar con los abuelos sobre cómo se sienten nuestros hijos y sobre lo que no estamos de acuerdo.

A veces, el momento para la intervención es fácilmente perceptible. Cuando la abuela dice: “Cómetelo todo”, simplemente podemos preguntarle al niño si está lleno y retirarle el plato, si la respuesta es afirmativa.

Puede ser útil preguntarnos si queremos que nuestros hijos tengan una relación con sus abuelos (o si queremos utilizar su ayuda). Si los niños aman y disfrutan estar con sus abuelos, tal vez los detalles de su tiempo juntos no necesitan estar completamente bajo nuestro control. Y al revés: si a los niños no les gusta estar con sus abuelos y se sienten mal con ellos, también vale la pena comprobar qué está pasando. Porque nosotros como hijos de nuestros padres, acostumbrados a que «siempre ha sido así» (ambiente tenso, burlas maliciosas, críticas constantes, no permitir que nadie hable, etc.) puede que no nos demos cuenta de lo mal que están las cosas. Entonces, en ocasiones, el apoyo terapéutico es útil para restablecer las relaciones con los padres.

Autor: Małgorzata Rybak 

Fuente: Aleteia

Compartir