Autor: Rómulo Conde

Mucho se habla de la importancia de promover el acceso de las mujeres a posiciones de liderazgo en empresas, mesas directivas e institucionales.

No obstante, ¿por qué es tan importante apoyar el liderazgo femenino dentro de las organizaciones?

El liderazgo femenino hace referencia a la participación de la mujer dentro de una organización, ejerciendo liderazgo, gestionando equipos y articulando estrategias.

La capacidad de escuchar y empatizar es absolutamente imprescindible para crear un entorno verdaderamente colaborativo e innovador, factor clave para que las organizaciones puedan competir en el presente y de cara al futuro.

En este contexto, habilidades como la inteligencia emocional, empatía, escucha activa, saber reconocer los méritos o la capacidad de adaptación son habilidades más habituales en las mujeres que en los hombres y que son fundamentales en las nuevas formas de liderar.

Asimismo, la presencia de mujeres en equipos directivos se asocia con un mayor compromiso social y mayor grado de colaboración, lo cual fomenta de forma importante los procesos de innovación. Igualmente, se ha demostrado claramente que la inteligencia colectiva de los grupos pequeños aumenta cuando hay más mujeres en ellos.

En conclusión, está más que demostrado que las empresas con equipos directivos en los que existe paridad de género son más innovadoras que sus competidores y registran mejores resultados financieros.

Por tanto, ¡avancemos ya en la definición e implantación de los programas y procesos necesarios para poder llegar cuanto antes a dicha paridad!

Los hombres tenemos un rol fundamental en conseguir dicha paridad – se lo debemos a nuestras madres, esposas e hijas.

Fuente: Revista Mira Miraflores

Compartir