Descubre algunos simples consejos que te ayudarán a mantener la alacena como de revista, limpia y ordenada.

La alacena es uno de los espacios a los que menos atención se le presta dentro de una cocina. La principal razón es que al quedar tapada con puertas no se ve y siempre parece ordenada.

Pero las ventajas de mantener una alacena limpia y ordenada son infinitas, sobre todo a la hora de cocinar. Descubre algunos tips y consejos para lograrlo de una manera fácil y simple.

¿Cómo organizar la alacena?       

Si llevas mucho tiempo sin ordenar tu alacena seguramente en un principio necesites invertir algunas horas para lograr dejarla ordenada. Pero una vez que hayas realizado ese trabajo te será mucho más fácil mantenerla siempre limpia y organizada.

Con los siguientes cinco pasos lograrás tener una alacena de revista:

1. Saca todo lo que tienes

Vacía por completo toda tu despensa. Apoya sobre la mesa los productos que haya en ella y aprovecha para limpiar en profundidad todo el espacio.

2. Revisa qué es lo que sirve y lo que no

Checa uno por uno todos los productos que hayas sacado. Tira los que ya estén vencidos, regala lo que lo uses y solamente conserva lo que hayas utilizado en el último tiempo.

TIP: si tienes guardado algo hace más de un año y nunca lo tocaste lo más probable es que no lo vayas a usar.

3. Guarda todo en recipientes transparentes

Una clave fundamental para utilizar todos los productos que tienes es guardarlos en recipientes transparentes que te permitan ver qué es lo qué hay en el interior. Lo más probable es que si no sabes qué contiene no lo uses.

Pueden ser recipientes de vidrio, como frascos, o de plástico. Esto dependerá de lo que más te guste a ti.

4. Si es necesario pon etiquetas

Al principio te acordarás de qué es cada cosa, pero con el correr del tiempo es muy probable que la memoria falle. Es por eso que lo que se recomienda es que a cada recipiente le pongas una etiqueta indicando qué producto es.

5. Acomoda siguiendo un orden

Según lo que te quede más cómodo a ti y a tu familia, organiza los productos siguiendo alguna lógica que sea clara y práctica.

En un sector pueden ir los condimentos, salsas, soñadores y todo lo que aporte sabor a las comidas. En otro se pueden ubicar el café, tés, infusiones, endulzante y crema en polvo. Siempre siguiendo un orden.

6. Evita poner cosas encima de otras

La clave para que tu alacena luzca ordenada y sea fácil de limpiar es no amontonar las cosas. Si ves que tienes muchas cosas y no entran vuelve a analizar si realmente utilizas todo y vale la pena conservarlo.

¡Siempre pon adelante lo más viejo!

Un error muy común es guardar las cosas del supermercado abriendo las puertas de la alacena y colocándolas en los espacios vacíos.

Lo que se aconseja hacer es sacar los productos más antiguos, colocar los nuevos en el fondo y lo que ya se tenía en casa adelante. De esta manera vas a utilizar lo que esté más cerca de vencerse antes. Esto te permitirá mantener siempre fresco todo y tirar menos comida.

Durante este proceso lo ideal es tener un trapo húmedo cerca para ir limpiando lo que vas sacando y las superficies que se van desocupando.

Una vez por mes saca lo que no hayas usado

Lo ideal es que una vez por mes (o cada dos meses máximo) cheques las cosas que tienes en tu alacena, para verificar si hay en ella productos que ya no vayas a usar o cosas que quizás pensaste te iba a servir y finalmente quedaron abandonadas.

Hacer este tipo de limpieza con cierta periodicidad te permitirá no acumular en exceso y de esta manera te será más fácil mantener siempre limpio y ordenado.

IMÁGENES iStock

Compartir