De acuerdo con la encuesta de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondo para el Retiro, los jóvenes de entre 18 y 40 años no están preocupados por su jubilación, lo cual presenta un riesgo porque de eso dependerá la sustentabilidad de su futuro.

Asimismo, en datos estimados del IMSS, algunos jóvenes podrían acceder a una pensión de máximo 4 mil pesos mensuales, por la informalidad laboral que llevan actualmente.

Si bien el sistema actual de AFORES, los bajos salarios y la falta de ahorro son el problema principal de esta generación, los planes gubernamentales no han contemplado una modificación para tratar de salvarles, se han presentado reformas contra el outsourcing pero esto no sería suficiente.

Cassiel Ruiz, ejecutivo de AFORES, precisa que se han presentado aumentos de retiros por desempleo, lo cual choca con la capacidad para mantener algo aceptable una vez entrando en la vejez.

De acuerdo con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), es necesaria una nueva reforma de pensiones que realmente muestre un bienestar en pro de los trabajadores, y que estos cambios deben plantearse con base a los principios de alcance, solvencia y justicia.

Así mismo, la Condusef expresa que al menos el 40 por ciento de la población mexicana no presenta esquemas de ahorro, y a pesar de que haya un 60 por ciento que sí, al menos el 43 por ciento de este lo realiza por medio de mecanismos informales, como tandas o préstamos familiares.

Autor: Francisco de la Torre/Quadratín

Fuente: Quadratin San Luis Potosí

Compartir