El goleador argentino es un trotamundos y ha llevado sus goles a distintos continentes

Recorrer el mundo jugando al fútbol, pisar diferentes canchas, vestir variadas camisetas y ser ovacionado por diversas hinchadas, de eso se trata la carrera de Hernán Barcos, el centrodelantero argentino que no se cansa de su profesión y aún tiene cosas que decir y goles que hacer.

Sobre las grandes preguntas que surgen sobre la trayectoria de un jugador, una de ellas se cuestiona acerca de cuáles son las verdaderas motivaciones de un futbolista. Seguramente el abanico de respuestas es amplio y estará sujeto a cada caso personal, pero el del argentino parecería estar bastante claro.

Habiéndose desempeñado en 18 equipos distintos a lo largo de su carrera, evidentemente parte del disfrute del delantero pasa por vestir distintas camisetas y dejar la huella más grande posible en cada plantilla en la que toque estar.

Habría que hacer un repaso, pero a primera vista Hernán Barcos parece compartir el récord de unos pocos, ya que a lo largo del continente ha militado en seis países diferentes: Argentina, Paraguay, Ecuador, Brasil, Colombia y, por último, Perú. Su trayectoria se reparte entre idas y retornos, partidas y regresos, préstamos y ventas, y muchos viajes.

No sólo en América Latina sino también en destinos exóticos, como cuando jugó para el Bashundhara Kings, de la Primera División de Bangladesh, o cuando fue contratado por el Tianjin Jinmen Tiger, de la máxima categoría de China, o aquella temporada 2007/08 en que se desempeñó en Estrella Roja de Belgrado, de la Super Liga de Serbia.

 Incluso ha desembarcado en países más acostumbrados al deporte de la pelota, como su llegada a la Serie D italiana para jugar en FC Messina, pero lo que resultó exótico fue su paso por allí, ya que estuvo dos meses y no logró disputar ningún partido.

La vida futbolística de Hernán Barcos es una vuelta al mundo. Y aunque existieron destinos exóticos, también tuvo otros que a nivel profesional le dieron grandes satisfacciones, siendo la Liga Universitaria de Quito, de Ecuador, la plantilla con la que probablemente mejor simbiosis haya generado. Allí tuvo dos periodos, uno en la temporada 2010/11 y otro en la 2017/18, en los que cosechó cuatro títulos, batió récords y porterías, y logró una buena sintonía con los aficionados.

En cuanto a palmarés, obtuvo la Recopa Sudamericana (2010), y en dos oportunidades el campeonato local (2010 y 2018). Pero además, cuando en su segunda etapa alcanzó los 88 tantos, se convirtió en el máximo goleador de la historia del club. Sin eso ser suficiente, también alcanzó la marca de los 19 goles en la Copa Sudamericana, el segundo torneo continental más importante, volviéndose también el mayor artillero de la competición.

En otros logros personales, también salió goleador de la Serie A de Ecuador, del campeonato brasileño y de la liga china, y fue considerado mejor delantero del torneo ecuatoriano. Nada mal para Hernán Barcos.

Quizá una de sus cuentas pendientes haya sido la trayectoria en la Selección Argentina, en la que por cierto no tuvo nada fácil la titularidad ya que por delante tenía jugadores de la talla de Sergio Agüero o Gonzalo Higuaín. Para el conjunto nacional disputó únicamente cuatro encuentros, dos amistosos y dos por las Eliminatorias mundialistas.

Para finalizar, un repaso de todos los clubes en los que jugó, en orden cronológico: Racing Club (Argentina), Guaraní (Paraguay), Olmedo (Ecuador), Estrella Roja (Serbia), Huracán (Argentina), SH. Shenhua (China), SZ Ruby (China), LDU Quito (Ecuador), Palmeiras (Brasil), Gremio (Brasil), TJ Jeda (China), Sporting CP (Portugal), Vélez (Argentina), Cruzeiro (Brasil), Atlético Nacional (Colombia),  Bashundhara Kings (Bangladesh), FC Messina (Italia), Alianza Lima (Perú) 

Compartir