¿Cómo habitaremos después de la pandemia?

0
68

La arquitectura ha luchado del lado de la sociedad, a lo largo de los siglos, en contra de las enfermedades.

Muchos arquitectos estamos ideando nuevos modos de habitar que se ajusten a las necesidades actuales ya que la pandemia pasará, pero sus efectos en los espacios de nuestra vida permanecerán. 

Con el tiempo nos acostumbraremos a estos cambios tal como ocurrió en el pasado con algunas de las modificaciones que hoy en día pasan inadvertidas.  

Como ejemplo en el siglo XIX, el cólera y la fiebre amarilla provocaron que los cementerios salieran de las ciudades ya que eran un foco altamente infeccioso.

Después se descubrió el vínculo de las ratas con la peste bubónica lo que provocó una cruzada en contra de estos animales haciendo que las instalaciones de las casas se expusieran a la vista evitando que hicieran ahí sus madrigueras, además de dar paso a la adopción de la cimentación con concreto ya que la de madera era vulnerada por las ratas. 

En el siglo XX se impuso en los reglamentos de construcción mayores áreas de ventilación que favorecieran el correr del aire y la iluminación natural después de observar los beneficios a la salud que les había brindado a ciudades como Barcelona y París el ensanchamiento de calles y la creación de amplios bulevares, evitando el hacinamiento.

Resulta interesante que en aquella época se impulsaron las “escuelas al aire libre” y que poco más de cien años después está idea se está retomando debido a que el COVID-19 se esparce con menor facilidad en áreas abiertas.

El aumento de la esperanza de vida tan grande (de 45 a 80 años) en los últimos dos siglos se debe, evidentemente, a los adelantos de medicina, no obstante, una buena parte también se puede atribuir a la arquitectura, urbanismo y la ingeniería.

Del diseño de ciudades pensada para movilidad de los autos del siglo pasado, hoy en día hay un cambio de paradigma hacia una ciudad para los peatones y las bicicletas, tendencia que va de la mano con la salud y en contra de los problemas que el sedentarismo ocasiona.

Seamos francos por más avances tecnológicos en los hospitales el comienzo de una buena salud parte de la casa, pocas acciones tan benéficas y sencillas para combatir las enfermedades como el lavado de manos, lo cual sería imposible sin algo que hoy en día damos por sentado: el acceso de agua corriente en las viviendas.

Ahora hay una pregunta que resuena: ¿Qué pasará a partir del coronavirus en los hogares?

Durante la pandemia todos hemos sido conscientes de que los metros cuadrados de nuestro hogar no son lo único que importa ya que lo que distingue una buena casa son sus cualidades.

Hoy en día los puntos a destacar en la creación de nuevos espacios serán algunos de los siguientes:

–              Flexibilidad: espacios menos definidos por muros rígidos y estáticos por áreas moldeables de acuerdo a la actividad que realicemos en la casa en cada momento.

–              Área de trabajo: con el home office en boga debido a la pandemia proyectar un espacio pensado para este fin nos ayudará a separar claramente las actividades domésticas de las laborales mientras disfrutamos ambas de la mejor manera. 

–              Nuevos Materiales: incorporación de unos que sean sustentables y fáciles de limpiar, impidiendo la acumulación de virus a lo largo del tiempo.

–              Conexión con el Exterior: amplias aperturas que permitan ventilación natural y la incorporación de terrazas como áreas de esparcimiento. Así mismo el reciclaje de balcones y azoteas en las casas ya existentes para establecer estas nuevas áreas.

–              Naturaleza: estar en contacto con elementos naturales durante un encierro demostró los beneficios a la salud y medio ambiente que proporcionan.

Muchos de los aspectos expuestos pueden ser potenciados en una casa ya construida por lo que no necesita ser nueva y esta posibilidad de mejorar nuestra calidad de vida es viable para cualquier interesado.

Recordemos que la pandemia aún está latente en todo el mundo, a pesar de lo lejano que se ve el inicio e incluso el fin de este tema pongamos toda nuestra voluntad en seguir las medidas que conocemos para que cuidándonos a nosotros mismos, cuidemos a los demás. 

por Arq. Alejandro Robles Arias 
Director de Arquitecturar
www.arquitecturar.mx

Compartir