Por: Gerardo Treviño

Este libro es una sorpresa. De alguna forma todos lo son, aunque éste se caracteriza por eso: por ser imprevisto e inesperado. Tiene todos los elementos de un súper-ventas: es una crónica de viaje, un libro de aventuras, un diario personal, un relato iniciático, una novela en corto, una toma de conciencia, una búsqueda del tesoro, un relato ambiental, en suma, un lugar en donde quien busca encuentra.

Ese lugar es la Amazonia, el río y la inmensa selva que lo rodea: el pulmón y uno de los corazones del mundo. Comienza como una crónica de viaje a la selva amazónica, impulsado por la intuición de que la naturaleza es nuestro origen y destino, y de que lo que la envenena nos envenena. Y, se resuelve en un azaroso recorrido pues, como todo viaje a lo desconocido, es un misterio. 

Viaje al pulmón del mundo es un texto joven, como lo son muchos de los que más recordamos: los de Verne, Dumas, Ruiz Zafón, Pacheco… que son obras siempre jóvenes no por la poca edad de su autor ni su temática de aventuras; son jóvenes por el espíritu que las anima. A ese universo pertenece esta narración.

Es una crónica de una travesía por la selva amazónica, su río, selva, flora, fauna, ambiente y, principalmente, por sus breves y extraordinarias aldeas. Es relatado de una forma amena, sencilla, emotiva que hace vivir la aventura en primera persona y nos recuerda que todo y todos estamos conectados.

El mundo es un viaje y en cada viaje tiene una importancia fundamental con quién lo hacemos. Hay muchos viajes en solitario y, en esa soledad encuentran su plenitud; en cambio, hay otros que no puedes hacer solo y necesitas de una buena compañía. Eso es, quizá lo mejor que te ofrece este Viaje al pulmón del mundo: una compañía joven, abierta, sensible, reflexiva y comprometida.

Su autor es Gerardo Treviño, un joven regiomontano que ha recorrido mucho mundo, horizontal y verticalmente, y a quien este trayecto lo llevó al Amazonas y nos invita a seguirlo con él. A cambio nos ofrece una apasionada guía, salpicada de recuerdos, vivencias, interpretaciones, experiencias, intuiciones, siempre en una búsqueda constante de sentido. El resultado es sorpresivo.   

Compartir