Sor Salud Conde Nieto

“Contagiémonos por el amor  
y no por el virus”.

Papa Francisco I.

Los que formamos parte de la Familia Miraflores sabemos que esta comunidad no es sólo un grupo de colegios sino una bella y enorme familia, que hoy más que nunca está a prueba. La pandemia nos reta como personas y, también, como familias, entendida ésta como hijos, padres, alumnos, maestros, empleados, amigos y todos los participantes de nuestra entrañable comunidad. Todos estamos en una inusitada prueba, día con día y así hemos comenzado este nuevo ciclo escolar.

Esta pandemia es una señal de alarma que nos lleva a reflexionar sobre lo que es realmente importante y necesario: ¿qué es lo que nos sostiene en esta crisis, cuáles son nuestras raíces más profundas? Como en todas las crisis, éste es un tiempo de prueba y elección para orientar, o reorientar, nuestras vidas en el sentido cristiano, y mejorarlo en lo personal, educativo, profesional, ahora desde una forma distinta.

Nunca en mi vida me imaginé que pudiéramos comenzar así un curso escolar: sin la presencia de los alumnos, con los salones vacíos, las canchas en silencio…pero así estamos y esta nueva circunstancia nos ha reafirmado en nuestra vocación, en nuestros principios y en el deseo de formar mejores personas y mejores cristianos.

Refrendamos nuestro compromiso de excelencia educativa y nuestra oferta académica con un enfoque integral que desarrolla a los alumnos en sus ámbitos académico, cultural, físico y espiritual. Nos hemos preparado para que en estas nuevas modalidades a distancia mantengamos el alto nivel pedagógico, la calidad del sistema trilingüe y, en general, de todo nuestro modelo educativo. Sin embargo, para que esto sea realidad precisa de la participación activa y comprometida de los padres de familia. 

Para ello es importante que estén al tanto de los mensajes en nuestros medios digitales, de nuestra página y redes sociales; que usen los materiales y herramientas virtuales, por ejemplo, la planeación de los cursos, los horarios de las sesiones individuales y grupales, el seguimiento personalizado al desarrollo de cada alumno, los lineamientos para ellos, la evaluación de su progreso, etc. Esto permitirá que los padres de familia estén más involucrados con el desarrollo educativo de sus hijos y, juntos, lograremos una mejor y más sólida formación.

Nuestro sistema Mir@home nos permite ofrecer todos los beneficios del aprendizaje  presencial adaptado a un plan de estudios 100% virtual. Durante meses los maestros se han preparado y hemos compartido consejos y sugerencias para que los alumnos puedan tomar sus clases virtuales en las mejores condiciones, en sus propios hogares.

Aunque en la congregación hemos sufrido la dolorosa pérdida de un gran número de hermanas, en los colegios hemos vuelto mejores y más fuertes, recordando lo que el Señor dijo a los discípulos de Emaús: “No tengan miedo. ¡Yo he vencido a la muerte!”. 

Compartir