Edson Campos Gutiérrez

México está sufriendo la peor crisis sanitaria en el peor momento de gobierno que pudo existir, sin fondos pero con grandes proyectos.

Al momento de escribir esta columna hay más 14 mil defunciones a causa de Covid -19, más de 120 mil casos positivos, y aun no se prevé fecha estimada del pico de mayor contagio;  a pesar de esto el presidente sale en plena fase tres siendo irresponsable ante la comunidad, ya que el debería dar el ejemplo de cuidarse y no debería estar dando banderazos para iniciar la construcción del  tren Maya, porque lo que más se necesita HOY es presupuesto para el sistema de salud; un tren no salva vidas y solo le resta importancia y humanismo a la tragedia que el país vive.

El apoyo a empresas es casi nulo, no se necesita ser experto para saber que las empresas son las que apoyaran la economía de cada familia, sí con empleo había gente que no le alcanzaba para sostener a su familia, desempleados  estarán sufriendo más los estragos de las posturas económicas laborales que sin duda alguna nos llevaran a una recesión laboral con mayor inseguridad y pobreza del país.

No queremos más palabras queremos soluciones eficaces, un programa de salud bien estructurado para evitar más muertes, queremos acciones efectivas, que no sean ocurrencias y que sea un plan de ataque efectivo a la contingencia sanitaria que hoy se vive, ¡podemos evitar más muertes!       

Los que en realidad enfrentan esta emergencia les dio la espalda, si esos héroes sin capa que son los que realmente sufren el campo de batalla, los doctores.  

Todo es mentira; la frase de “No pasa nada” es mentira, ya nos dimos cuenta que si pasa. Las mentiras matan, no estábamos preparados para recibir el Covid-19 pero si se hubiera expuesto antes y no esperar a que nos diéramos cuenta, la ciudadanía habría echo mayor conciencia y se hubiese prevenido con mayor eficacia. “No mentir, No robar, No traicionar” no son medidas para evitar contagios, si esta frase fuera real el primer contagiado seria el Presidente de la República Mexicana.

Pedir un préstamo no significa ahorrar, significa endeudarse con más de mil millones de dólares a los cuales le debemos sumar su los intereses, prestamos que tendremos que pagar nosotros, nuestros hijos, nietos y demás mientras sigue creciendo la deuda pública, pero ¿A dónde se va a ir ese dinero? ¿Sera a la refinería de dos bocas, a la construcción del tren maya, a la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, se irá a los “Apoyos” con fines electorales que reditúa AMLO, o realmente apoyara al sector salud? Aun es una incógnita, resta hacer conciencia y pelear para que no hayan más ocurrencias, se deje de mentir  y también que se cambie el rumbo del nuestra Nación, tanto esperamos la gráfica en picada del Covid-19 pero lo único que va en picada es el Futuro del país y no por la recesión internacional que se vive a causa de la Pandemia  sino por las malas acciones de este gobierno, que desde antes que iniciáramos la emergencia sanitaria, el crecimiento del país era nulo.

Nunca se había visto a México en una crisis dividido, pero hoy es diferente, hermanémonos como mexicanos que somos; hemos aprendido a solucionar nuestros problemas, saldremos adelante y con fuerza a pesar de las malas decisiones que el gobierno ha tomado, también hemos demostrado que somos una nación que con un puño en alto podemos hacer silencio en todo el país, unidos levantamos cada escombro para ayudar a quien estaba debajo de él; esperemos que esta ocasión nos sea la excepción, esto aún no acaba, tomemos decisiones correctas, es hora de sumar, no de dividir, ayudemos a que esto termine pronto, no es la misma situación que en los sismos, inundaciones y demás fenómenos naturales que han atacado a nuestro país, pero si tenemos recomendaciones a seguir para evitar más contagios.

¡Ayudemos a nuestros doctores y a toda la primera línea de batalla que hace frente a la Pandemia!  

*Edson Campos Gutiérrez, exalumno del Colegio Ámgel Matute

Compartir