El gran maestro

0
162

Rebeca Medellín

Nunca pensé que un virus sería un gran maestro.

¿Qué me recuerda?

Agradecer por esta respiración, hoy existe mucha gente que no puede y necesita un respirador.

¿Qué me enseña?

A conocer el encierro e ir hacia dentro. 

¿Qué me sorprende?

La empatía y la solidaridad de mis maestros y los maestros de mis hijas.

¿Qué me hace notar en todos nosotros?

La poca empatía….. compramos, acumulamos, exageramos.

Lo politizados que estamos; no hemos entendido que este virus, esta PANDEMIA, es en plural, ¡somos todos¡

Egoísmo, miedo…. lo observo en mí, lo observo en todos.

¿Qué me hace notar?

Lo frágiles, lo vulnerables que somos. Por ahora —no importan los ceros en tu chequera— nadie puede comprar la vacuna y mucho menos la cura.

¿Qué me conmueve?

La vocación de los médicos y enfermeras, los Europeos en sus balcones cantando, la belleza de las calles italianas sin gente; pero sobre todo, que los enfermos y los muertos se dan en cifras, imposible decir tantos nombres.

¿Qué me da paz?

Hacer una pausa, hablar, jugar, cocinar, bailar con mis hijas. Una querida amiga, me decía: “Rebeca, empiezo a disfrutarlo, hacía años que no veía una película completa con mis hijas y enseñé a andar en bici a mi hijo”.

Y el maestro, termina por enseñarme:

Qué llegó para quedarse y que vino a recordarme a vivir en el presente y agradecer ello.

*Rebeca Medellín, Exalumna del Colegio Miraflores, Generación 93

Compartir