TODOS somos necesarios

0
25

Los jóvenes no son el mañana, ni el mientras tanto: son el ahora de Dios.
— Papa Francisco I.

Por: M. Salud Conde Nieto

Recuerdo que mi padre me decía: “si te gusta tu trabajo, nunca tendrás que trabajar”; era una forma de decir que una de las maneras de ser felices es convertir la pasión en nuestro proyecto de vida. En el caso de la vocación religiosa, como el mío, esa elección es todavía más radical, pues no se trata solamente de un trabajo u oficio, sino de una totalidad: es la entrega de la vida a Dios y al servicio de los demás.

Todos los trabajos, los empleos, los oficios, las profesiones, las carreras pueden ser una ruta hacia la felicidad o, por el contrario, un obstáculo. Por eso, la elección de carrera es una de las decisiones fundamentales de la vida, y tenemos que tomarla a una edad muy temprana; para algunos, la vocación se manifiesta pronto, para otros tarda en revelarse pero todos, en algún momento, sentimos ese llamado, inclinación, gusto, habilidad y hay que estar atentos a ella.

Quizá el secreto para una correcta decisión sea encontrar un justo equilibrio entre nuestra vocación y las oportunidades profesionales, o sea, las posibilidades de desarrollo y empleabilidad. La gran especialización,
la globalización, los avances tecnológicos, la conciencia ambiental, el compromiso social son algunas de las tendencias que marcan el futuro inmediato.

Tu espacio 2019: un lugar para descubrir tu futuro: http://bit.ly/2lvnpOf

Hoy más que en ningún otro momento de la historia, hay tantas alternativas que la decisión, paradójicamente, es más sencilla y más compleja. Sin embargo, sea cual sea la carrera que elijas, habrás de cursarla respondiendo a tus valores y formación, que son la base de lo que será, en su momento, tu desempeño profesional. El momento de elegir una carrera es el primer paso hacia el futuro; para eso preparamos a nuestros niños y jóvenes en los colegios Miraflores.

En nuestro Ideario y Programa Pedagógico, asumimos el reto de formar personas con valores, éticos, conscientes, preparadas, creativas, críticas, capaces de intervenir en la sociedad para mejorarla. 

Es importante lo que vas a estudiar, pero más importante es que a través de ello seas un profesional capaz y una persona feliz que haga la diferencia en su mundo.

Compartir