Es muy difícil

0
32

La música tiene una fuerte influencia en la plasticidad del cerebro…

Esta frase la escucho mucho con mis alumnos. Me la dicen cada vez que el pasaje de una obra no sale o los dedos no responden a las necesidades; después de unos intentos y al darse cuenta de la maravilla que es la repetición, cambian el paradigma y están dispuestos a estudiar más. No todos, pero los que tienen un interés real en tocar de verdad. La práctica de un instrumento musical de forma habitual mejora las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta y la inteligencia espacial. Siguen haciendo investigaciones al respecto y los resultados son verdaderamente sorprendentes sobre plasticidad del cerebro. Para lograr una gran velocidad en los dedos, un músico necesita un gran entrenamiento mental. Si un niño empieza a tomar clases a los 6 años, cuando cumpla 18 habrá practicado dedicando 1.7 horas al día cerca de 7.500 horas y habrá experimentado sin darse cuenta, cambios radicales sumamente beneficiosos un su fisiología cerebral solo por aprender a tocar un instrumento. Y aclaro que solo con estas horas de práctica el alumno podría tener un nivel muy alto musicalmente como para pasar del nivel amateur al profesional. El llevar en serio una clase de música por solo 18 meses no solo me da las ventajas arriba mencionadas sino que me desarrolla la inteligencia espacial que es la capacidad para percibir de forma detallada el mundo y formar imágenes mentales de los objetos. La inteligencia espacial es fundamental para los pensamientos de la vida cotidiana, desde solucionar problemas matemáticos complejos hasta envolver el almuerzo diario. Siempre digo a los papás que hagamos la prueba por un año mínimo ya que estas ventajas aparecen entre el cuarto y quinto mes y llegan a un buen desarrollo a los 18 meses. La música tiene una fuerte influencia en la plasticidad del cerebro y mejora el rendimiento cognitivo. Yo no formo músicos, para eso están los conservatorio, pero si formo mejores personas con la música como herramienta. Siempre me dicen que de todo me acuerdo y que tengo una memoria de elefante, solo me río, pero la verdad es que soy músico profesional y de ahí esa habilidad. No es magia es música. Ustedes ¿ya escogieron su instrumento? Hasta la próxima semana.

Compartir