La GRAN influencer

0
211

Las vacaciones, lo hemos dicho, sí es un momento de descanso, de relajamiento, de tomar aire. Y, también lo hemos repetido, es una gran ocasión para reflexionar, meditar, orar y, en caso necesario, cambiar. Ambas posibilidades se pueden y son compatibles; salirnos de la rutina diaria (horarios, clases, tareas…) o de los compromisos cotidianos (juntas, compromisos, pagos…) ayuda a pensar.

Hoy, quiero proponerles una manera de hacerlo: pensarlo desde la perspectiva de la mayor influencer de la historia: la Virgen María. Es la influencer de Dios. No tenía celular, Facebook, Twitter, Instagram, ningún tipo de redes sociales, es más: no quería ser influencer pero, sin quererlo, se convirtió en la mujer más influyente de la historia.

A mí siempre me ha impresionado el “sí” de la Virgen María, porque es un “sí” tan contundente, claro, absoluto, que sólo puede ser el de un joven, no importa su edad. Solamente alguien con la energía, la confianza, la ilusión de los jóvenes puede tomar ese compromiso y cumplir con él. Confió en las promesas de Dios, en el amor, que es la única fuerza capaz de renovar, de hacer nuevas todas las cosas y que sigue siendo el mejor camino para transformarnos. ¿Quieres cambiar algo en tu vida? Ella es la ruta.

Todos tenemos hoy algo nuevo qué hacer, sobre todo, en este tiempo de vacaciones. Podemos renovarnos, ser mejores y más felices. Sólo se trata de quererlo a fondo, decir que sí, profundamente convencidos y no de forma pasiva e insegura como diciendo “vamos a ver si sirve”; debe ser un “sí” convencido, valiente y comprometido, con ganas de conseguirlo; se trata de responder a eso que sentimos en el corazón, sobre todo en el corazón joven y apostar por eso, no importa lo difícil que sea.

A María no le tocó una tarea fácil. Todo lo contrario. Sin embargo, los problemas y dificultades no fueron razón suficiente para decir que “no”; la voluntad, las ganas de servir fueron más fuertes. ¿Es así con nosotros? Yo quiero pensar que sí, dentro de la familia Miraflores. Pero sé que no es una elección fácil ni una decisión sencilla; para eso, como para tantos otros momentos, la tenemos a ella.

La Santísima Virgen María es la intercesora por excelencia, la mayor influencer, ya que es la que mejor respondió y estuvo más unida a Jesús, como su propia madre. ¿Quién mejor que ella para conocernos y pedir por nosotros? ¿Puede haber influencer mayor?

Compartir