HÉROES para las vacaciones

0
193

Por: Bertha Inés Herrerías Franco

El gran tesoro que encierra cada periodo de vacaciones es el tiempo, nuestro tiempo. Un espacio libre, o casi libre, para hacer lo que queramos, de preferencia descansar, recargarnos de energía, disfrutar a la familia, a los amigos; paradójicamente una temporadita para perder el tiempo y, así, recuperarlo. Nosotros insistimos: es ocasión para leer y, de esa forma, descansar, recuperar energías, disfrutar, crecer y, en suma, ganarlo, ganar tiempo. Esta nueva temporada vacacional es una nueva oportunidad de hacerlo.

Sólo es imposible, si tú crees que lo es.
Alicia en el país de las maravillas

Y ya que las últimas semanas han ido de súper-héroes, podríamos continuar en esa línea para seguir emocionándonos, no perder el hilo y, de paso, comprobar que los héroes no comenzaron con Steve Rogers o Tony Stark sino que son mucho más antiguos y pueden tener otros poderes y disfraces, hasta confundirse en nuestra vida diaria. Muchos de ellos, la mayoría, han salido de las páginas de un libro.

Los súper-héroes con sus poderes sobrenaturales representan las potencias y virtudes de los seres comunes y corrientes, entre los que están los auténticos héroes que, con sus capacidades y limitaciones, hacen hazañas, ayudan a los demás y provocan admiración. Gente ordinaria haciendo cosas extraordinarias.

Ahí les van algunos para que, con sus aventuras, sean los mejores acompañantes en estas vacaciones: Diego Alatriste y Tenorio (Las aventura del Capitán Alatriste), de Arturo Pérez Reverte; Edmundo Dantés (El Conde de Montecristo), de Alejandro Dumas; el Capitán Ajab (Moby Dick), de Herman Melville; Sherlock Holmes (Los casos de Sherlock Holmes), de Arthur Conan Doyle;  Robinson (Robinson Crusoe), de Daniel Defoe; Alicia (Alicia en el país de las maravillas), de Lewis Carroll; Jean Valjean (Los Miserables), de Víctor Hugo; Huckleberry Finn (Las aventuras de Huckleberry Finn), de Mark Twain; el Capitán Nemo (Veinte mil leguas de viaje submarino), de Julio Verne; Alain Quatermain (Las minas del rey Salomón), de H. Rider Haggard; Phillipe Marlowe (El sueño eterno), de Raymond Chandler; Atticus Finch (Matar un ruiseñor), de Harper Lee; James Bond (Casino Royale), de Ian Fleming; Holden Caulfield (El guardián entre el centeno); Harry Potter (Harry Potter y la piedra filosofal), de J. K. Rowling; Frodo Baggins (El señor de los anillos) de J.R. R. Tolkien; Katniss Everdeen (Los juegos del hambre), de Suzanne Collins; por mencionar sólo algunos de un inabarcable etcétera.

Todo esto sin recurrir a los héroes clásicos, como Hércules, Ulises u Odiseo, Perseo, Aquiles, Teseo, Eneas, Héctor quienes son los gigantes sobre cuyos hombros se levantan nuestros héroes literarios, los mejores, más entretenidos y aleccionadores compañeros en éstas y todas las vacaciones.

Compartir