7

Cecilia Zinicola

El amor llega cuando nos damos cuenta que nos hemos encontrado con una persona única

Enamorarse es un acto involuntario. Uno no elige de quién enamorarse, ni cómo ni cuándo. Los primeros síntomas del amor en la etapa inicial del enamoramiento aparecen con algunas características notorias que nos dan la pauta de que estamos entrando en un vínculo amoroso muy especial con otra persona. Tal vez es tu media naranja y, en un futuro no tan lejano, puede incluso convertirse en tu marido o en tu mujer.

Descubre estos síntomas del enamoramiento:

  1. Disfrutas mucho el tiempo que pasas con esa persona

Cuando uno se enamora existe un fuerte impulso por estar junto a esa persona. Disfruta pasar tiempo con ella compartiendo las cosas pequeñas de la vida cotidiana como ir de compras o dar un paseo. Un signo clave del enamoramiento es el extrañar de manera insoportable a esa persona cuando uno está separado de ella.

  • Está presente durante todo tu día

Un síntoma muy común del enamoramiento es fijar la atención en esa persona casi sin darnos cuenta. Está comprobado que cuando nos enamoramos hay una importante actividad neuronal en áreas del cerebro ricas en dopamina y aquellas vinculadas al pensamiento obsesivo. Uno puede sentir cierta adicción y no apartar la mirada de ella. El contacto visual es un signo clave en la atracción.

  • Quieres mostrarle tu mundo y que sea parte de él

Un deseo natural es el querer que te conozca. Quieres mostrar a esa persona de la que te estás enamorando tus cosas favoritas, las personas que son importantes para ti como tu familia y amigos y saber cómo será alrededor de ellos y cómo serán los proyectos o actividades juntos. Puedes hablar de cosas que harás con esa persona más adelante, sin darte cuenta de que estás hablando de vuestro futuro, tal vez incluso se os escape palabras como “nuestra boda”, “nuestros hijos”, “cuando estemos casados”, “nuestra casa”…

  • Te sientes seguro cuando está cerca

Cuando algo realmente importante sucede, ella es la persona a quien recurres primero. Te sientes lo suficientemente cómodo para ser tu mismo y compartir lo que sientes. Cuando hay dificultades esa persona es todo lo bueno que puedes esperar. Es difícil describir este sentimiento, pero realmente es lo mejor del mundo, como si nada malo pudiera pasar cuando estás a su lado o le tomas de la mano.

  • Quieres que sea feliz

Cuando nos enamoramos hay un impulso a querer dar lo mejor de nosotros mismos, y los sueños del otro se vuelven realmente importantes para uno. Estás dispuesto a hacer todo lo posible para que la vida de esa persona sea más fácil y más feliz, incluso celebrando sus triunfos si uno mismo fracasa. Cuando uno se enamora busca en detalles ser el mejor regalo para el otro haciendo visible lo mejor de sí mismo.

  • Eres más resistente al dolor o lo que te molesta

Caerse con alguien puede ser doloroso, pero si te has dado cuenta de que caer ya no te molesta tanto, podría ser una gran señal de que te estás enamorado. Los momentos difíciles parecen no ser tan malos si los pasas con esa persona. Incluso las cosas que te molestan mucho eres capaz de pasarlas por alto y estar listo para perdonar y seguir adelante.

  • Sientes que hay una conexión más profunda

Cuando uno se enamora ha descubierto unos valores que hacen a esa persona única diferenciándose del resto. Sus pequeñas peculiaridades te enamoran más allá de los atributos físicos. El sentimiento fácilmente supera los prejuicios a primera vista, cuando uno descubre que de repente algo le asombra de su singularidad y personalidad. Son muchos los enamorados que llegan a pesar que están ante su alma gemela.