Plan financiero para recibir el año nuevo con dinero y finanzas saludables

0
98

Los cambios de gobierno siempre traen incertidumbre. ¿Será mejor o peor? ¿Qué hacer con tu dinero? ¿Es mejor invertir, pagar deudas, comprar moneda extranjera? Antes de dejarte llevar por el pánico planifica tu año nuevo para que pase lo que pase te encuentre con finanzas saludables.

Antes de tomar decisiones apresuradas es importante organizar lo que haces con tu dinero. Cómo te encuentras en este momento define mucho de cómo estarás el próximo año. Así llegue una gran devaluación o la economía se levante majestuosamente, si organizas lo que recibes y lo que gastas tendrás un 2019 sin grandes preocupaciones económicas.

Para que todo marche a tu favor te damos los siguientes consejos para empezar el nuevo sexenio con saldo a favor:

  • Administra tus ingresos. Los últimos meses del año suelen ser una fiesta continua que se nos puede salir de las manos. Hay muchos pretextos para celebrar a manos llenas pero toma precauciones para no tener una resaca económica los primeros meses del siguiente año. Define bien cuánto ganarás y cómo puedes distribuirlo para disfrutarlo mejor: un porcentaje para gastos básicos, otro para celebrar, un apartado más para regalos, viajes y así con todo lo demás que necesites en estos meses.
  • Paga deudas. Quizá tengas un plazo muy largo para pagar las deudas de tu tarjeta de crédito, pero si tienes dinero extra al final de año es una de las mejores formas de usarlo. Si aún debes 12 de los 24 meses sin intereses por esa pantalla que compraste el año pasado, adelanta algunos y aumenta tu línea de crédito en la tarjeta. Si además tus deudas incluyen intereses, estarás ahorrando una parte de lo que pagarías en tiempo normal, esto si no hay una penalización por adelantar pagos.
  • Organiza tus gastos. Desde hace algunos años se acostumbra adelantar una parte del aguinaldo en noviembre y esto crea una falsa idea de tener más dinero. Si comienzas a gastar todo llegarás al fin de año mucho más apretado. Define qué compras son urgentes e indispensables. Los regalos de navidad o los boletos de avión para el viaje de fin de año son una buena inversión ya que su precio se elevará mientras más se acerque la fecha. En cambio, otros gastos pueden esperar y quizá si les das el tiempo suficiente hasta podrías conseguir un mejor precio; muchas tiendas ofrecen descuentos en productos de temporada cuando ha llegado a fecha y no se vendió todo el lote que habían preparado, un ejemplo de esto son los licores.
  • Compara precios. Mientras más nos acercamos al cierre de año aparecen más promociones que parecen irresistibles. Muchas se concentran en el Buen Fin, pero hay otras que aparecen dependiendo de cada comercio. La presión es parte de una buena estrategia de ventas para compras aceleradas por una ‘urgencia’ que muchas veces es mentira. Lo mejor siempre es comparar y antes de realizar la compra evaluar si realmente necesitas ese producto, muchas veces ante una oferta parece que no podremos vivir sin ese producto o servicio pero si lo pruebas un poco verás que la sangre sigue circulando en tu cuerpo aunque no lo compres inmediatamente.
  • Ahorra. Parece una acción muy obvia pero cuando tenemos dinero olvidamos que podríamos necesitarlo después. No es indispensable gastarlo en cuanto llega a tus manos. Aunque con el tiempo se deprecia hay muchas otras formas de sacarle provecho. Si tienes un dinero extra que no debes ni quieres gastar en compras fuera de lo común podrías invertirlo y obtener ganancias extra, así no sólo empezarás el año sin haber perdido sino que estarás aumentando tu patrimonio.
  • Espera la época de descuentos. Entre noviembre y diciembre es común que tengamos algún dinero extra y los comercios lo saben. Cuando el siguiente año comience todos estaremos tan gastados que estarán dispuestos a bajar un poco sus precios para no dejar de recibir ingresos y ese es el momento que puedes aprovechar. Las rebajas de fin de temporada son una buena oportunidad para conseguir esos productos que no eran indispensables pero habían llamado tu atención. Quizá un abrigo no será muy útil después de febrero pero quizá sí un aparato electrónico que tendrá el mismo rendimiento que si lo hubieras comprado en diciembre y a un precio mucho mejor.

El inicio de año siempre es un momento difícil. Ahora que vivimos un cambio de gobierno es normal tener dudas sobre lo que pasará el siguiente año; la experiencia de momentos de crisis como en 1994 hace que esperemos lo peor pero no tiene que ser así. Si organizas correctamente tus finanzas recibirás 2019 en calma y con finanzas saludables.