Una metáfora redonda de la vida

0
410

Un motivo para todo, hasta para hablar de libros. La relación entre los libros y el fútbol es larga, rica, intensa y, como corresponde a dos pasiones (el balón y las palabras) parece inagotable, pues, una vez puesta a rodar da pie a hablar del mundo. “El fútbol es una metáfora de la vida”, decía Sartre y no se equivocaba; así es que, desde la filosofía hasta la técnica, con el pretexto del fútbol hay libros de todo.

Hay obras de ficción y no ficción, novelas, cuentos, ensayos, artículos, antologías, etc.; nosotros mismos le hemos dedicado algún espacio. Muchos escritores han sido y son fanáticos del fútbol, y de equipos en particular; otros se han visto cautivados por su poder hipnótico sobre las masas; algunos más lo han analizado como un fenómeno social; otros más lo han colocado en el centro de ficciones de intriga, dramas, romances, ciencia-ficción, etc.; hay quienes lo han analizado como un inmenso negocio global, o quienes han encontrado en él una veta de fórmulas de superación personal; etc. Y todos tienen motivo para ello, hasta a quienes no les interesa y han escrito de por qué y cómo lo ignoran. “Yo no odio el fútbol; odio a los fanáticos del fútbol”, dijo Eco.

“Algunos de los momentos más emocionantes de mi vida los he vivido con el fútbol”, confiesa Javier Marías en nombre de la legión de escritores fanáticos; y, quizá, la clave de esta relación se explica con lo que Juan Villoro dice: “Recuperar la infancia a voluntad, por medio del juego y el arte, permite que el adulto tome vacaciones de sí mismo”. Lo sabemos, un libro o un partido son una vacación, un viaje, una aventura…

Por eso, para leer un partido de fútbol, algunos de los grandes títulos son:

Bertha Inés Herrerías Franco

Compartir

Deja un comentario