Partidos políticos vs. certeza electoral ¿quién ganará?

0
383

La incertidumbre es el incentivo selectivo que impulsa operativamente a una democracia y sus mecanismos de elección, los juicios sociológicos, económicos, de gobernabilidad, entre miles más, aunque necesarios y valiosos son parte de otro análisis y no de este.

El día de la elección, ciudadanía y clase política van construyendo una idea del ganador y perdedores en una elección, especialmente de la segunda fuerza, sin embargo, hay tres datos que a prueba de todo son los que definen al ganador, estos son la encuesta de salida, conteo rápido y el Programa de Resultados Electorales Preliminares, PREP[i].

La encuesta de salida consiste en la aplicación de un cuestionario – a manera de entrevista– a los ciudadanos que emitieron su voto. El propósito es conocer sus preferencias electorales. En los cuestionarios se les pregunta por el partido o candidato por el cual votaron para los distintos cargos de elección popular y las razones de su preferencia. El objetivo de las encuestas de salida es obtener un resultado aproximado de las votaciones con un alto rigor metodológico para predecir cuál de los candidatos o partidos fue el triunfador de la elección.

Los conteos rápidos consisten en la selección aleatoria de cierto número de casillas de votación.Una vez concluida la jornada electoral, se recaban los resultados de las actas que se fijan afuera de las casillas. El objetivo de los conteos rápidos es obtener un resultado aproximado de la votación, rápidamente y con la mayor precisión posible.

El Programa de Resultados Electorales Preliminares es un sistema que provee los resultados preliminares de las elecciones federales, a través de la captura y publicación de los datos plasmados por los funcionarios de casilla en las actas de escrutinio y cómputo de las casillas que se reciben en los Centros de Acopio y Transmisión de Datos (CEDAT). Permite dar a conocer, en tiempo real a través de Internet, los resultados preliminares de las elecciones la misma noche de la Jornada Electoral, con certeza y oportunidad y usando la tecnología más avanzada.

Ahora bien, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral decidió a través de las Comisiones Unidad de Capacitación y Organización Electoral que para realizar el conteo rápido, se tendría que dar apertura de forma previa a las urnas de cada elección para la identificación de boletas depositadas por los ciudadanos incorrectamente el día de la jornada electoral, sin embargo la Sala Superior juzgó que el INE excedió su facultad reglamentaria y transgredió los principios de reserva de ley, certeza y seguridad jurídica, al modificar el procedimiento de escrutinio y cómputo, así como de traslado de paquetes electorales.

Las modificaciones al reglamento fueron impugnadas por los partidos Acción Nacional, Movimiento Ciudadano y Morena, quienes objetaron la regulación atinente a la apertura previa de urnas y alteración al escrutinio y cómputo, así como el llenado de actas y traslado de paquetes. La soberbia de sus dirigencias partidarias ha puesto contra las cuerdas al INE, el cual en vías de acatamiento ha decidido ahora utilizar los cuadernillos de ejercicios para de ahí obtener los datos pertinentes para la construcción numérica del conteo rápido.

Aunque parece una buena solución, ésta es por sí misma nebulosa y poco certera. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que los cuadernillos de ejercicios, a pesar de ser considerados como documentación electoral, están diseñados para cometer errores y enmendarlos antes de transcribir los resultados finales a las actas de escrutinio y cómputo.

Esto puede conducir a un tormentoso clima electoral.

Tonatiuh Medina

Compartir