Roberto Benítez es un artista plástico mexicano que juega con el colorido propio de nuestro folclor y lo plasma con maestría en sus obras, logrando un estilo algo naive. Conoce lo que lo inspira y cómo ha logrado hacer de su pasión un modo de vida.

S: ¿Como defines tu estilo?

R: Mi estilo es de gran colorido, plasmo las tradiciones y elementos de diferentes
regiones de mi país.

Mi pintura es futurista y de vanguardia, llevo en la sangre mis raíces.

S: ¿Qué es la pintura para ti?

R: Es mi manera de expresar y compartir mis emociones más allá de la realidad.

S:¿En qué te inspiras a la hora de pintar?

R: En los recuerdos de mi infancia, los cuales toman partido en la creación de mis obras, donde resalta la alegría, los colores brillantes con un entorno de ricos olores a fiesta mexicana.

S: ¿A qué edad decidiste dedicarte a la pintura?

R: Desde muy pequeño, solía dibujar personajes de mis caricaturas preferidas en la pared de mi casa y en mis cuadernos, fui ganador de concursos de dibujo. Decido ya tomar la pintura profesionalmente a la edad de los dieciséis años.

S: ¿Pintas como pasatiempo o es también tu modo de vida?

R: Combino el diseño gráfico con la pintura, uno apoya a otro, imparto cursos de dibujo
a niños y adolescentes. Hoy llevo treinta años impulsando mi pintura para sostener mi sueño y pasión, ya que es mi mayor proyecto de vida.

Agradezco la confianza y lealtad de mis clientes al identificarse con mi estilo e invertir en mis obras.

Actualmente, mi pintura tiene reconocimiento tanto en el escenario nacional como en el internacional, pero la labor no acaba, aún falta mucho por hacer.

S: ¿El arte puede ser negocio?

R: Claro que sí, puedes hacer del arte algo rentable… muy rentable.

Una obra de arte es un bien raro, durable, que ofrece a quien la posee beneficios de placer, distinción, prestigio y financieros.

No da renta estructurada pero se trata de un bien inmueble susceptible capaz de ser revendido con una eventual plusvalía, ya que el arte no se devalúa. El arte es un objeto
potencial de inversión alternativo frente a otros activos.

S: ¿Que necesita una obra de arte para ser una obra de arte?

R: Considero que en una obra de arte el artista muestra su grado de talento, ingenio y creatividad para reflejar su sentimiento de origen, debe lograr la conexión de un tema personal que exprese sentimientos, ideales, motivaciones y vivencias.

Las obras de arte tienen una elaboración artística y no una realización comercial. Se valora el estilo artístico en los trazos, composición, tema, proporción e iluminación. El ser una pieza única, irrepetible y original, le da el valor económico, estético, cultural, histórico
o patrimonial.

La obra adquiere un grado de valor por su propuesta o innovación, destreza en la ejecución y, por supuesto, por la trayectoria del artista.

S: ¿Dónde aprendiste la técnica y cuál prefieres?

R: Aprendí la técnica óleo sobre tela con mi padre, el artista plástico J. L. POOLHO B, pintando temas del paisaje y bodegón mexicano.

Mi técnica preferida es el óleo sobre tela, aunque también me gustatrabajar el acrílico y el collage, ya que con estas técnicas obtengo mayor posibilidad de realizar diferentes texturas.

S: ¿Qué tanto es apreciado el arte mexicano comparado con el de otros países?

R: El arte en México carece de reconocimiento. Los proyectos culturales los realiza
el interesado, cada artista o talento busca por sus propios medios darse a conocer y realizar sus proyectos. Hago hincapié en que he recibido apoyo de diversos medios de comunicación para promover y difundir mi trabajo. Es decepcionante saber que contamos con arte de gran calidad, pero menospreciado; los gobiernos se interesan por los proyectos consolidados, se paran junto a ti cuando ya estás hecho.

En México la gente difícilmente puede pensar en arte o cultura ya que la economía no da para ocuparse en nada más que en resolver su día a día.

En otros países la economía es más sólida, el interés por el arte y cultura los llevan como parte de su educación y de su vida.

Compartir

Deja un comentario