Canadá es un país XXL: tiene una extensión geográfica de más de 9 millones de metros cuadrados, distribuida en diez provincias y tres territorios, con grandes ciudades y potenciales centros financieros como Ottawa, Toronto y Montreal. Su historia está marcada por la conquista de ingleses y franceses, que ha dejado como resultado al inglés y al francés como idiomas oficiales y una nutrida cultura que además se nutre de los millones de inmigrantes que ha recibido el país a lo largo de su existencia como territorio soberano.

Al estar ubicado en el norte de América, por encima de Estados Unidos y muy cerca del círculo polar ártico, es muy conocido por sus extremas temperaturas que en  algunas zonas del país se mantienen durante todo el año. Por otro lado, su ubicación hace de Canadá un país privilegiado al contar con innumerables parques y reservas naturales, ríos glaciares, lago cuyos colores brillan bajo el sol, y una flora y fauna tan extensa que hacen de este país un destino muy completo tanto para quienes buscan conexión con la naturaleza como para quienes gustan de conocer grandes ciudades.

Vive la naturaleza en su máxima expresión

Canadá cuenta con una amplia extensión de bosques que está representada en su bandera nacional por una hoja de arce, como un guiño al árbol nacional y a lo orgullosos que están los canadienses de sus riquezas naturales. A continuación destacamos cinco destinos naturales que te dejarán con la boca abierta.

Lago Peyto: este lago de origen glacial se encuentra en el Parque Nacional Banff (uno de los 41 parques naturales que tiene el país) ubicado en las Montañas Rocosas de Canadá, en la provincia de Alberta. Tiene una extensión de 2.8 km y es un paraje obligado para disfrutar del intenso color azul de sus aguas desde el mirador ubicado en la Icefields Parkway (autovía 93). Si tienes suerte quizá veas cómo cae polvo de roca en el lago y la mezcla de colores que este fenómeno provoca.

Parque Nacional de Yoho: al igual que el Parque Nacional Banff del que anteriormente hablamos, el Parque Nacional de Yoho hace parte del conjunto natural denominado Parque de las Montañas Rocosas Canadienses, Patrimonio de la Humanidad desde 1984. Este parque es ideal si tu sueño siempre ha sido desconectarte en una cabaña de madera en la mitad de un tupido bosque, rodeado de naturaleza. Entre otros lagos y formaciones naturales, encontramos en este parque el Lago Esmeralda y la cascada Takakkaw. Su temperatura mínima es de 5 grados en invierno y en verano alcanza los 12.5 grados, una temperatura perfectamente disfrutable y agradable para una vacaciones de relajación total.

Bahía Hudson: este es uno más de los tantos lugares mágicos naturales de los que pueden presumir los canadienses. La Bahía Hudson forma parte del océano Ártico y es, debido a su tamaño, un mar en el interior de Canadá. Debido a su ubicación y a sus bajas temperaturas, es habitual encontrar osos polares habitando por los alrededores. Un consejo: tómate un momento para disfrutar del atardecer desde este mágico lugar, no te vas a arrepentir.

¿Cómo llegar desde México hasta Canadá?

Desde que el gobierno canadiense eliminó el requisito de visa de turista para los mexicanos en diciembre del 2016, han incrementado los vuelos hacia ese país y se han abierto nuevas rutas como la de Cancún- Montreal. En cuanto a los requisitos para entrar al país, solo es necesario completar el formulario para tramitar ETA, un permiso especial para turistas que se completa online un par de días antes de emprender tu viaje.

Compartir

Deja un comentario