Fábrica de cine

0
542

Por Cynthia Aguirre

Es difícil pensar el cine nacional sin reconocer a Estudios Churubusco como una de sus cunas y principales centros de producción. Sus enormes lotes y foros nos han dado muchas, muchísimas películas que no solo son parte de nuestra historia, también explican, en gran medida, la idiosincracia nacional. Ya sean Pedro Infante y Luis Aguilar, como miembros del escuadrón de policía motorizada, o Santo, el Enmascarado de Plata, luchando contra adversarios de corte surrealistas, sus películas han conformado nuestra mexicanidad. Incluso las más recientes, como Amores Perros o La habitación, aportan claves fundamentales para comprender el  pensar y actuar de nuestro país.

Por eso se agradece que, por primera vez desde 1945, año de su fundación, Estudios Churubusco abra sus puertas al público para enseñarnos su y nuestra historia. Con un recorrido didáctico, Fabrica de cine nos invita a conocer cada pilar de creación cinematográfica,  la forma como interactúan entre ellas y a ser testigos de la transformación de este arte.

Fábrica de cine rinde un homenaje a 72 años de cine al dar digno reconocimiento a cientos de películas y directores, además de incontables profesionales de los que, por estar atrás de las cámaras, poco conocemos sus aportes y talentos. Nos permite transitar ambientaciones, experimentar con la edición de audio y dimensionar la importancia del maquillaje, la utilería y  los efectos especiales, sean mecánicos o de la era digital. También nos ofrece pequeñas áreas de proyección donde es posible ver cientos de irónicos fragmentos,  así como cabinas de edición de video y audio para experimentar en forma interactiva. 

  

En esta exposición hay memorabilia para cada generación. Están las Harley-Davidson de
A toda máquina y vestuarios de María Félix; también la maqueta de El castillo de la pureza o la máscara original del Santo.

A diferencia de otras exposiciones sobre directores y los universos que han creado (como Kubrick y Burton), Fábrica de cine nos abre las puertas al proceso de creación, al complejo andamiaje del cine, mientras nos devela la magia de la invención.

  

Si todo esto no te ha convencido a visitarla, te daré una última razón: para entrada necesitas transitar una “alfombra roja”, escenario para una selfie envidiable.

Esta exposición de película termina el 1ro de abril, ¡no te la pierdas!

Deja un comentario