Por Octavio Fitch Lazo

No permitamos que los hackers alteren las tendencias reales de la próxima elección presidencial. Que no nos pase lo que a Estados Unidos, en donde se quedaron bailando con el más feo por dejarse manipular en las redes.

Sobre la manipulación política en las redes sociales. Comentarios al artículo de Raymundo Rivapalacio del 2 de noviembre de 2017 en ‘El Financiero’.

 

Estimado Don Raymundo:

 

Mirate 21

Punto de Mira

2 páginas

 

Mirate 21

Punto de Mira

El tren que viene… o que ya nos pasó por encima

Por Octavio Fitch Lazo

No permitamos que los hackers alteren las tendencias reales de la próxima elección presidencial. Que no nos pase lo que a Estados Unidos, en donde se quedaron bailando con el más feo por dejarse manipular en las redes.

Comienza a descubrirse la manipulación política a través de las redes sociales que Rusia utiliza subrepticiamente en todo el mundo para lograr cambios políticos favorables a sus intereses geoestratégicos.

Es el fenómeno más importante de la actualidad. De hecho, de cara a los comicios presidenciales que tendrán lugar este año, diversos organismos han denunciado la ingerencia del gobierno ruso para influir en el resultado electoral mexicano. Sin embargo, en mi opinión, ese tren ya nos pasó por encima, nos arrolló y no nos dimos cuenta. Ese proceso de manipulación YA SUCEDIÓ EN MEXICO durante todo este sexenio y sus consecuencias están a la vista. Y me asombra que ningún político, ningún líder de opinión ni ninguna investigación académica seria hayan comprendido su profundidad o lo hayan denunciado.

En síntesis: gran parte del rechazo popular hacia Peña, así como el crecimiento de AMLO durante todo este sexenio, se ha debido principalmente a una exitosa y muy bien organizada estrategia de manipulación a través de las redes sociales por parte de Morena.

Por supuesto, en la ecuación que da como resultado final un amplio rechazo popular hacia el gobierno de Peña, sus propios errores tienen un peso importante. Sin embargo, no advertir la enorme manipulación interesada que se ha ejercido en su contra o desestimarla como un factor determinante de ese rechazo popular, distorsiona por completo nuestra comprensión de la realidad.

Justamente, ese es el riesgo para este 2018. Ya les sucedió en Estados Unidos, las pruebas comienzan a aflorar. A ver si eso nos ayuda a comprender lo que ha sucedido también aquí.

Primero fue la estrategia mediática para posicionar a Peña como un presidente tonto e inepto. Esto sucedió al principio del sexenio y después del exitoso Pacto por México. En ese momento todavía no sucedía nada de lo que ahora consideramos como errores del gobierno o situaciones que posteriormente enojaron a la opinión pública. En sus primeros años, el gobierno de Peña fue sumamente exitoso. Sin embargo, durante esa época, en las redes sociales se vivía una especie de ‘realidad virtual’ paralela, muy curiosa. Por eso comenzó a llamarme la atención ese desfase. Dentro de las redes sociales, Peña era un presidente abrumadoramente tonto e ineficiente – inversamente proporcional a sus éxitos iniciales. ¿A qué se debía ese desfase entre percepción y realidad? Muy concretamente, se debía a que circulaban cientos de videos de burla sobre Peña y sus ‘equivocaciones’ en las redes sociales, como parte de un esfuerzo dirigido y bien organizado.

Como ejemplo, recuerdo un video que mostraba cómo Peña se había equivocado ‘otra vez’, al citar el año de la Batalla de Puebla durante un discurso. ¡El bruto no sabe ni fechas históricas! Y ese video fue compartido millones de veces – como todos. Sin embargo, en el video original, que busqué en la página de la Presidencia, no había ninguna equivocación. El video de Facebook estaba editado. Y a partir de ahí comencé a comprobar que la mayoría estaban editados. En esa época también comenzaron a circular cientos de noticias falsas a través de páginas informativas ‘patito’, relacionadas con Morena. Por ejemplo: “El IMSS comenzará a cobrar las consultas médicas” y mentiras por el estilo para enojar a la gente. Y también así, mediante memes y mentiras, posicionaron la idea de que las Reformas del Pacto por México eran perjudiciales para la gente.

Así fue como estos grupos, en una primera etapa, posicionaron a Peña como un presidente ‘tonto’. Y la derecha, las clases acomodadas y el círculo rojo cayeron redondos en el juego, sin notar que AMLO estaba detrás. En esa época, les decía a mis amigos: “Estos videos contra Peña están editados, la gente de AMLO está detrás, noten que las páginas que los difunden son suyas. Ya verán cómo el resultado será el renacimiento de AMLO”. En ese momento, López todavía no pintaba en popularidad y las encuestas. Y mis amigos respondían: “Esto nada tiene que ver con AMLO, ese señor ya ni pinta. ¿No te das cuenta de que Peña es un tonto?’ Había una manipulación tremenda en las redes, burlándose del Presidente con toda clase de tonterías. Así comenzaron a destruirlo, con tonterías, cuando no había motivos fuertes para criticarlo.

Luego vinieron Ayotzinapa y la Casa Blanca. Y ahí fue donde la manipulación alcanzó niveles épicos. A través de las redes sociales, desde esas páginas pro AMLO se sembró la idea (increíble) de que el gobierno era responsable de esa matanza y se incendió a toda la opinión pública en su contra. Junto con la Casa Blanca. Durante esos años, no había en las redes sociales más verdad que la de Proceso, Aristegui y Regeneración, todos medios tendenciosos, y el último, órgano de propaganda de Morena. Todas las notas que se compartían en Facebook ¡eran de estos medios! En esa realidad virtual no existía ninguna otra opinión, periódico ni fuente. Y AMLO comenzó a subir en las encuestas.

La manipulación en redes alcanzó el punto cumbre con el gasolinazo. Recuerde usted cómo se incendió la opinión pública desde las redes sociales. De pronto, las clases altas y medias se transformaron en radicales furibundos, con discurso y actitudes como de guerrilleros, invitando a la rebelión social. Recuerdo cientos de memes en Facebook que decían que en México teníamos la gasolina ‘más cara del mundo’. ¡Una mentira monumental! Y sin embargo, estos memes fueron compartidos por millones de personas. Más enojo contra el gobierno.

Sólo le doy unos ejemplos, pero de esta manipulación encontré CIENTOS, y por eso el tema se convirtió para mí en una cruzada. Sin ser yo priísta, ni trabajar para el gobierno, comencé a defender a Peña dentro de mi círculo en las redes, a contracorriente de todos. Me enojaba ver cómo el país estaba siendo manipulado contra Peña, por AMLO, a través de las redes, y nadie parecía notarlo o nadie le importaba.

Hace unos meses, me encontré con un amigo en Zacatecas. Antes él trabajaba para una televisora, ahora tiene un despacho propio de asesoría en propaganda política y trabajó para Morena durante un tiempo. Le pregunté: “Dime si estoy equivocado. ¿Morena tiene una página para esparcir noticias falsas como parte de su estrategia?” Me contestó con una carcajada: “No tiene una, ¡tiene cientos! Tan sólo aquí en Zacatecas, yo manejaba veinte páginas y periódicos patito en línea para difundir noticias falsas”. Le pregunté: “Y dime también si solo es impresión mía, o es cierto que el PAN y PRI no recurren tanto a esa estrategia”. Me dijo: “Cierto: el PRI y el PAN no hacen lo mismo. Por soberbia. Todavía no entienden el poder de las redes sociales y quieren seguir influyendo en los medios tradicionales. Piensan que lo que se dice en redes, no los afecta”.

En síntesis: desde el principio del sexenio, Morena se metió a manipular las redes sociales porque comprendió su nueva importancia, mientras el gobierno se durmió y descuidó ese flanco. Al igual que descuidaron ese flanco la derecha, el PAN y la comentocracia, que cayeron en este proceso de manipulación y se radicalizaron. Básicamente, por eso Peña bajó su popularidad, mientras AMLO creció.

En los últimos meses, desde que AMLO va arriba en las encuestas -es decir, porque ya que cumplió su cometido- la intensidad de esta campaña ha bajado. Pero se activa con virulencia cada vez que el gobierno se anota un éxito. Por ejemplo, después del terremoto circularon mentiras y videos que fueron, nuevamente, vistos y compartidos por millones. Y unos ejemplos, sirven como botones de muestra.

En un video difundido en Facebook, durante un mitin, Peña pide a los damnificados de Oaxaca organizarse en ‘tandas’ para reconstruir sus viviendas. Y naturalmente, todo mundo se indigna de esa ‘tontería’ dicha por el presidente. Sin embargo, nuevamente, el video está manipulado. En realidad, el gobierno ayudará a los damnificados con una cantidad que dividirá en cuatro pagos mensuales, y por eso Peña les siguiere durante ese mitin, organizarse tipo ‘tandas’ para construir primero una casa completa, y luego otra. Sin embargo, en el video de Facebook esa parte del discurso la cortan, lo cual hace ver a Peña como un presidente tonto -con millones de reproducciones. Y muchos periodistas, comunicadores y locutores de radio comentaron la ‘idiotez’ del presidente, sin comprobar su veracidad.

Otra reciente: apareció en Facebook una nota de Proceso, después del terremoto, diciendo que: ‘Encuentran cárcel clandestina junto al derrumbe de la PRG’. Y se comparte dos millones de veces. Sin embargo, si uno entra a leer la nota, se da cuenta de que ésta corresponde ¡al terremoto del 85!

También llegaron a mi celular otras notas, porque esa es la nueva modalidad, las cadenas vía Whatsapp.

Una, el audio de una mujer con voz llorosa, diciendo que el gobierno estaba a punto de utilizar excavadoras para retirar escombros de un edificio derrumbado, mientras todavía había sobrevivientes – porque ‘no quieren olor a muerto’. ¡Compartan esta información! Era un audio profesionalmente diseñado para generar una reacción emocional brutalmente negativa, en contra del gobierno.

En otro mensaje, que también circuló profusamente, mediante cuentas alegres y una lista, se intentaba convencer de que los donativos extranjeros eran suficientes para pagar toda la reconstrucción, por lo cual no se justificaba que el gobierno ‘ratero’ pidiera más ayuda. ¡Difunde! Y sobre este mensaje, ahora recuerdo un detalle muy curioso. Esa lista incluía muchas empresas extranjeras que donaron, pero solamente mencionaba un país al principio del mensaje; y afirmaba que sólo con lo que ese país había donado, alcanzaba para reconstruir ‘todas’ las casas en CDMX. Y hasta una bandera de ese país se incluía; era Rusia.

Nuevamente, a raíz del terremoto, siembra de indignación contra el gobierno, mediante confusión y mentiras. Mentiras que es imposible no ver, porque llegan ¡directamente a la palma de la mano! Un esfuerzo profesional, persistente.

La situación es inquietante. Todo este sexenio hemos estado sujetos a una enorme manipulación en redes, con el objetivo de lograr un ‘cambio de régimen’. Y esa estrategia ha sido muy exitosa para sus promotores. Tanto, que están a punto de ganar la presidencia. ¿Estará Rusia detrás de esta manipulación? Habría que investigar, pero ahora que comienza a descubrirse como operan estos mecanismos, desde ese país, comprendo que son exactamente los mismos que se han utilizado en México.

Lo peor es que todos caímos en el engaño. Sobre toda esta manipulación y estrategia de Morena en las redes, durante años, no hay ni una palabra de parte de los líderes de opinión, políticos y comunicadores. ¿Por qué callan? Quizá la mayoría calla porque no notan la manipulación, muchos todavía creen que las redes son territorio libre. Sin embargo, habrá quienes seguramente sí la noten, y callan por una razón de fondo. Develar esta estrategia necesariamente implicaría revalorar al gobierno actual, demostrar que en cierta medida ha sido víctima de sus opositores y ‘defenderlo’, por decirlo de alguna forma. Pero hacer eso, defender a un gobierno (al que sea), es anatema generacional para nuestra clase intelectual y nuestros líderes de oposición. A un gobierno se le puede reclamar, pero defenderlo, jamás. Así, bajo esa máxima, con tal de no cometer el pecado de ‘defender’ a un gobierno, nuestros intelectuales y la comentocracia han dejado a la mayoría de los ciudadanos, totalmente indefensos ante esta manipulación.

Grave error

Quizá en 2019, a toro pasado, comencemos a darnos cuenta del grado en que fuimos manipulados durante todo este sexenio; de la forma en que fuimos, literalmente, incendiados mediante un esfuerzo muy bien organizado desde de las redes sociales. Las redes sociales, una nueva herramienta de manipulación contra la cual, naturalmente, por ser nueva, no teníamos anticuerpos.

A toro pasado… tal como lamentablemente hasta ahora, se están dando cuenta en EU.

  1. El artículo de Raymundo Rivapalacio puede consultarse en la siguiente liga. Habla sobre cómo Rusia ha influido en la opinión pública de todo el mundo, y concretamente de Estados Unidos, a través de las redes sociales e Internet, mediante páginas pirata y noticias falsas. En gran medida, gracias a esa estrategia Trump llegó al poder. Quizá ahora ya podamos comenzar a entender la película completa mexicana, de nuestros últimos años.

PD. El artículo de Raymundo Rivapalacio puede consultarse en la siguiente liga. Habla sobre cómo Rusia ha influido en la opinión pública de todo el mundo, y concretamente de Estados Unidos, a través de las redes sociales e Internet, mediante páginas pirata y noticias falsas. En gran medida, gracias a esa estrategia Trump llegó al poder. Quizá ahora ya podamos comenzar a entender la película completa mexicana, de nuestros últimos años.

QR – https://www.revistamira.com.mx/2018/01/12/el-tren-que-viene-o-que-ya-nos-paso-por-encima/

 

Deja un comentario