Desde hace años circula por Internet una teoría que asegura que Apple hace que los iPhone antiguos vayan más lentos a propósito, para que sus usuarios cambien de terminal por uno más nuevo. 

Hasta ahora, esta teoría era un mito. Pero Apple acaba de confirmar que sí, que ralentiza sus modelos más antiguos a drede para hacerlos más lentos. Y no lo hace para vender más, sino para protegerlos. Al menos, eso es lo que asegura en un comunicado.