Como estrategia ahorrativa o simplemente para disfrutar en grupo, en Argentina se afianza la modalidad de veranear en casas compartidas con otras familias. Mira cómo funcionan estos viajes de bajo costo que encontrarán su pico en el verano 2018:

En general, en el mes de diciembre las familias argentinas tienen ya decidido y reservado el destino que visitarán en las vacaciones de verano, si, por supuesto, tienen la suerte de poder irse a algún lado. Ya sea para pasar las fiestas, en enero o en febrero, los precios de alojamiento en el país a veces son prohibitivos para algunos grupos familiares, por lo que cada día se afianza más una tendencia que pisará con todo en el verano 2018: las vacaciones polifamiliares.

Todos los años las familias que deciden irse de vacaciones se las rebuscan para abaratar los costos, en especial aquellas que tienen más de un hijo. Estos viajes polifamiliares proponen una estadía de dos o más familias amigas con hijos de edades similares en una sola casa compartida con varias habitaciones, en vez de alquilar una casa por cada grupo familiar.

“Muy por el contrario de lo que se podría pensar desde el sentido común, las casas y cabañas de capacidades importantes (8 a 15 personas) son las que tienen mayores niveles de ocupación desde siempre, pero de manera más pronunciada en las últimas temporadas”, aseguró Eric Barbero, cofundador de AlquilerArgentina.com.

Según aseguró a Infobae Jordi Torres Mallol, director regional para América Latina de Airbnb, “vemos que cada vez hay más demanda para viajar de una manera auténtica, tendencia que también vemos reflejada en los tipos de viaje que eligen las familias. Airbnb es una opción que encaja muy bien con viajes familiares y de grupo, ya que ofrece alojamiento y experiencias para todos los bolsillos”.

Irse de vacaciones con otras familias abarata los costos de alojamiento y del día a día (Getty)
Irse de vacaciones con otras familias abarata los costos de alojamiento y del día a día (Getty)

De esta manera, alquilar una casa en conjunto tiene varias ventajas, y una de ellas es sentirse como verdaderos locales, haciendo con sus familias lo que hacen los residentes cuando comparten tiempo con las suyas: ir a los mercados locales, visitar el parque más lindo del barrio o tomar un helado en el comercio de la esquina. Esta aventura se potencia si deciden hospedarse en barrios fuera del circuito turístico, algo atractivo cuando se viaja en familia y se busca un entorno tranquilo y relajado para disfrutar.

Y estas vacaciones polifamiliares cada vez están más asentadas, y permiten viajar más a personas que antes no podían permitirse este lujo. “A nivel mundial, hay una tendencia creciente de los viajes en familia y cada vez son más los que eligen hacerlo de esta manera.Vemos que personas que antes no podían realizar estos viajes por el gasto que representaba trasladar a una familia entera, ahora pueden hacerlo y encontrar distintas opciones según sus necesidades y presupuesto”, agregó Torres Mallol.

Compartir una casa entre 15 personas es todo un desafío, pero puede crear lazos a largo plazo (Getty)
Compartir una casa entre 15 personas es todo un desafío, pero puede crear lazos a largo plazo (Getty)

Por supuesto, viajar en familia puede resultar un desafío. Sin embargo, con la correcta organización y planificación, lo que se logra es crear una experiencia inolvidable para todos los integrantes del grupo. “Cuando se planifica un viaje donde participan varias familias o un grupo grande de personas la hora de pagar puede ser un desafío”, advirtió el experto. Por eso, por ejemplo, desde Airbnb anunciaron recientemente una nueva herramienta de pago dividido que facilita la organización de dicho momento.

Pagar el hospedaje entre dos o tres familias resulta más económico que si alquilan unidades más pequeñas. El costo se acrecienta en un hotel de 3 estrellas en adelante.

Compartir los gastos de comidas y supermercado es otro de los beneficios de esta tendencia en viajes (Getty)
Compartir los gastos de comidas y supermercado es otro de los beneficios de esta tendencia en viajes (Getty)

Pero el abaratamiento de alojamiento no es el único beneficio de las vacaciones polifamiliares, sino que también se terminan reduciendo gastos porque se comparten las comidas en casa y las compras en el supermercado, y decrecen las salidas porque los niños de edades similares se divierten entre sí sin la necesidad de un plan especial.

Claro que entre las desventajas podrían contarse la pérdida de intimidad familiar, y lograr una buena convivencia entre 15 personas que comparten una misma casa durante 10 días puede ser todo un desafío.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here