Un artista dibuja en billetes para denunciar la devaluación del bolívar en Venezuela
José León

Lunes 18 de diciembre de 2017

José León, un artista urbano, contó recientemente que en marzo de 2015 alguien le pagó por pintar un mural con 1,000 billetes de dos bolívares.

En Venezuela existe un billete que ya casi nadie quiere usar: el papel moneda de dos bolívares, tan poco usado debido a su bajo valor que algunos prefieren tirarlos o dibujar sobre ellos.

Y es que en el país latinoamericano un billete de 100 mil bolívares equivale a apenas poco más de un dólar estadounidense. En este contexto, en el país sudamericano los billetes de dos bolívares tiene un poder de adquisición casi nulo.

José León, un artista urbano, contó recientemente que en marzo de 2015 alguien le pagó por pintar un mural con 1,000 billetes de dos bolívares. Debido al gran esfuerzo que significaba utilizarlos en las tiendas, el artista decidió “intervenirlos” para denunciar la difícil situación por la que atraviesan los venezolanos.

“Lo subí a las redes sociales y hubo una gran aceptación de mis seguidores. Me enamoré del proyecto y la primera semana ya tenía 70 billetes intervenidos”, relató León a BBC Mundo, al recordar el primer billete en el que dibujo una imagen del irreverente superhéroe de Marvel, Deadpool.

Desde entonces, León ha utilizado su cuenta de Instagram (@lion_mix) para mostrar sus creaciones bajo la etiqueta #VenezuelaDevaluada, además de que ya hasta vende los billetes intervenidos. José León narró a la BBC que el primer billete que vendió tenía dibujado un “Stormtrooper” (soldado imperial) de la saga Star Wars, y destaca que sus ilustraciones se venden “como pan caliente”, asevera.

La denuncia de León, sin embargo, no deja de tener un eco importante entre los venezolanos, ya que en el país el billete de mayor denominación, el billete de 100,00 bolívares, apenas alcanza para comprar cuatro latas pequeñas de sardinas o medio kilo de pechuga de pollo fileteada.

Además de su arte, León también trata de ayudar, por lo que se ha acercado a las filas de pensionados que reciben su dinero en billetes pequeños para cambiárselos por otros de mayor denominación y así tener un soporte con el cual realizar sus obras.