El clásico negro no tiene nada de malo, pero es bueno probar nuevos estilos

Viacheslav Nikolaenko – Shutterstock

Chaquetas acolchadas

De las pistas de esquiar a las calles. La moda deportiva llegó para quedarse y prueba de ello es que este tipo de pieza fue la más resaltante en la mayoría de las pasarelas. Si bien antiguamente asociábamos esta estética con un look meramente casual, ahora puedes combinarla con piezas más formales (como un vestido sencillo o una linda falda) para lograr un atuendo sporty chic. ¿Quieres ser la máxima fashionista? Busca una en tono plateado, sino, igual hay miles de opciones en cuanto a color, longitud y textura, lo importante es que sea acolchada.

dksstyle – Shutterstock

Gabardinas

Tanto las firmas de lujo como las low-cost las proponen para combatir el frío pero reinventadas, siempre con algún detalle contemporáneo o estampado atrevido. Por ejemplo, pueden llevarse con cinturón, con solapas pronunciadas o pueden tener un detalle de plumas en las mangas (también muy de moda) para que luzcas como toda una diva de los 50. ¿Prefieres las tradicionales a lo Audrey Hepburn? No te preocupes, también puedes llevarla pero busca arriesgarte con tus accesorios. Por ejemplo, puedes escoger una gabardina larga en tono beige pero, en lugar de botas, usar unos adidas blancos para un día de diligencias.

Roman Stetsyk – Shutterstock

Pieles

Seguramente es la tendencia más controvertida de la temporada por el maltrato a los animales, pero hay que recordar que hay también opciones sintéticas para lograr un efecto similar sin causarle daño a ningún ser vivo. No todo el abrigo tiene que ser de “piel”, puede ser algún detalle si no estás acostumbrada o te sientes como Cruella de Vil.

lipmandarin – Shutterstock

Estilo manta

Si en verdad quieres salirte de la rutina y atreverte a usar algo poco tradicional, puedes optar por este tipo de abrigo que tuvo su protagonismo en el desfile de Balenciaga. Para algunos, quizá parezca que estás más lista para echarte en tu sofá a ver Netflix, pero todo está en la actitud.

rohappy – Shutterstock

Tartán inglés

Los abrigos de corte tipo sastre también son tendencia, sobre todo si son a cuadros. Además, este estampado es típico de estas fechas y es muy interesante y versátil también para el fin de semana, porque puede llevarse, por ejemplo, con un pantalón negro de cuero para una estética grunge o con un sweater en V y camisa de cuello para un look más preppy.De todas las opciones, es quizá la más conservadora.

Mauro del Signore – Shutterstock

Oversized

La frase del 2017 es “más es más”. Desde el año pasado los grandes diseñadores presentaron piezas y accesorios en formato XL. Este invierno se nota en los abrigos de grandes formatos (sí, no temas en usar el de tu chico), aunque debes tener cuidado con la proporción del resto de tu atuendo para que se vea como una cosa adrede y no como que no sabes escoger tu talla o andas con ropa prestada.

Plástico

Gracias a películas (o anuncios de ellas) como Blade Runner y el remake de Matrix el tema futurista está muy presente en esta temporada con un toque de rebeldía. Son los tipos de abrigos que no son para todas, pero al menos intenta probártelo en el vestidor.

Como verás, hay opciones para todo tipo de gustos, así que es cuestión que vayas a la tienda y te pruebes varias opciones hasta que encuentres la que más te guste. ¡El invierno no tiene por qué ser aburrido!

 

 

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here