Tal vez parezcan un idílico destino desde el aire, pero no te recomendamos adentrarte en ellas

Cuando pensamos en una isla, nos solemos imaginar la típica isla paradisíaca con la arena blanca y el agua turquesa. Lo cierto es que algunas son tan bonitas como peligrosas.

Las siguientes islas, aunque hermosas desde el aire, son tan peligrosas que si estuvieras perdido en el mar sería más seguro quedarte en el agua que adentrarte en tierra firme:

SENTINEL DEL NORTE

Esta es una de las islas más peligrosas del mundo, ya que es habitada por una de las tribus más aisladas e inaccesibles. Es habitada por los sentineleses, una etnia que ha estado aislada del resto del mundo durante los últimos 55 mil años.
La isla se encuentra en el achipélago de las Islas Andamán y es administrada por la India. Desde arriba parece una isla paradísica con playas de arena blanca y abundante vegetación, pero créeme cuando te diga que no quiere poner ni un pie en esta isla.

Marco Polo ya se acercó a esta isla, y vio como sus habitantes eran una raza totalmente salvaje y a los que no les gustaban nada los extranjeros. Y desde el siglo XIII la cosa no ha cambiado nada.

Una muestra de su rechazo y hostilidad hacía toda persona exterior a su tribu se dio en 2006, cuando dos pescadores ilegales se acercaron a la costa de la isla, y ahí fueron atacados por los locales, que los asesinaron y los enterraron en la misma orilla.

En varias ocasiones se ha acercado un helicóptero o una avioneta, y los sentineleses siempre los han atacado con flechas y tirándoles piedras.

Son tan hostiles, que después de casi 30 años intentado establecer contacto con ellos, el gobierno indio ha decidido establecer una zona de exclusión de tres millas alrededor de la isla, para proteger a los habitantes de la isla y a los extranjeros.
Se han aislado tanto, que en la actualidad sería imposible que los sentineleses vivieran en otro lado debido al enorme coche cultural y a las enfermedades. En 1879 varios habitantes de la isla fueron arrestados y llevados a la capital, dónde dos de ellos murieron enfermos, y probablemente los que volvieron a la isla provocaron una epidemia en la isla.

Es imposible decir con certeza (por razones obvias) pero se estima que en la isla viven unas 100 personas.

 

ISLA DE QUEMADA GRANDE

Esta isla, también conocida como la isla de los serpientes se encuentra a unas 43 kilometros de la costa de Brasil. Sin embargo, os aseguramos que esta isla no es para nada tan agradable como las playas de Rio de Janeiro.

Esta isla es conocida por esta superpoblada de serpientes venenosas y mortales. Las serpientes que viven en esta isla son de la especie Bothrops insularis, una especie endémica que solo se puede encontrar en esta isla. Se trata de una serpiente con un poderoso y mortal veneno que se alimenta de aves, y pueden llegar a medir más de un metro de longitud.
Es tan peligroso acercarse a la isla que el gobierno de Brasil prohibió la entrada a ella. Sólo los científicos se pueden acercar a la isla, y eso después de haber conseguido varios permisos para realizar la investigación.
Se estima que en esta isla hay entre 1 y 5 serpientes por cada metro cuadrado.

Como no podía ser de otra manera, esta isla tiene su propia historia de terror. Cuenta la leyenda que en la isla hay un faro, que se abandono y dejó de funcionar después de que las serpientes se colaran en él y mataron a la familia que vivía ahí, que estaba compuesta por los padres y tres hijos pequeños.
No sé si la historia es cierta o no, pero desde luego yo no me acercaría a esta isla para nada.

ISLA DE LAS MUÑECAS

Esta isla no es que sea particularmente peligrosa, pero si que da miedo. Mucho miedo.

Se trata de una isla de la costa de México y es uno de los sitios mas aterradores del mundo. Esta ubicada en medio de un pantano y tiene su particular historia de terror.
El dueño de la isla se llamaba Julián Santana Barrera y se llevó un gran susto cuando descubrió el cadáver de una niña pequeña en un canal cerca de su propiedad. El pensó que la muerte de la pequeña estaba relacionada con espíritus malignos y para protegerse, pensó que lo mejor sería coleccionar muñecas y colgarlos en los árboles de su isla.
No sabemos si eso consiguió alejar a los espíritus malignos, pero lo que es seguro es que construyó una de las islas más terroríficas.
El señor Santana murió en 2011, pero las muñecas siguen colgadas en los arboles y algunos valientes turistas se acercan para tomar fotos.
Y tú, ¿te atreverías a acercarte a esta isla?

ISLA POVEGLIA

Si eres de los que les gusta pasar miedo viendo películas de terror, quizás para ti pasar unos días en esta isla situada en una laguna de Venecia serían unas buenas vacaciones.

La historia de esta isla cambió cuando los romanos decidieron que sería ahí donde mandarían a todos los enfermos de peste de su imperio. Así que ahí aislaron a miles de personas, y todas murieron.
Después de la época romana, esta isla vivió un tiempo de tranquilidad, hasta que apareció otra enfermedad mortal y volvió a su antiguo uso.
Cuando se extendió la peste bubónica por toda Europa, la isla volvió a servir como un sitio de “vacaciones” para cualquier persona infectada. Aunque de hecho, el miedo era tal, que la gente era mandada a esta isla solo si mostraban síntomas de la enfermedad.
Al principio, los enfermos eran enviados a la isla, donde morían en paz, pero cuando la epidemia se extendió los echaban a un hoyo y les prendían. La locura fue tal que se estima que quemaron a más de 160.000 personas en esta isla.

Pero la historia no termina aquí. En 1992 construyeron un hospital psiquiátrico. Ahí se aislaba en celdas a personas con problemas mentales graves.
Actualmente, y después de haber presenciado la muerte de cientos de miles de personas, la isla permanece deshabitada. Me preguntó cual será el siguiente uso que se le dará.

ISLA DE REUNIÓN

La isla de la Reunión es conocida por su belleza natural y sus increíbles paisajes, pero también por ser la isla con más ataques de tiburón del mundo.

En la isla viven poco más de un millón de personas, pero sus bonitas playas atraen cada año miles de turistas. El problema empezó en 2011, cuando parece que empezó a atraer no solo turistas.
En los últimos años una gran población de tiburones vive cerca de la isla, convirtiéndola en uno de los sitios más peligrosos para practicar surf, o simplemente, para bañarse en la playa.

En los últimos 5 años, un 13% de los ataques mortales de tiburones en el mundo han ocurrido en esta isla. 7 personas han muerto y más de 20 han sido atacadas.
La situación ha llegado a ser tan grave que en 2013 el gobierno prohibió bañarse y practicar surf en toda la isla.
Mucha gente se empieza a preguntar si los tiburones van a terminar con el surf, que hasta ahora era el deporte más popular de Reunión.

ISLA MIYAKEJIMA

Si os parece que la contaminación de las grandes ciudades es peligrosa, qué pensaréis de esta isla. La Isla Miyakejima se encuentra en el sureste de Japón.

Debido a su alta actividad volcánica, el aire de la isla está lleno de azufre y es el que mayor concentración de azufre tiene de todo el planeta. Por culpa de esto, el hombre y otras muchas especies no pueden sobrevivir en estas condiciones.

En el último siglo, los volcanes han entrado en erupción seis veces, causando grandes problemas para la población. Por culpa de la toxicidad del aire, la gente que vive en la isla tiene que ir todo el día con la máscara de oxigeno.

En el año 2000 uno de ellos entró en erupción después de unos años de tranquilidad y la isla tuvo que ser evacuada y declarada no habitable durante cinco años. En 2005 algunos de sus habitantes volvieron, pero muchos otros prefirieron quedarse en Tokio.
Hay rumores que dicen que algunas de las personas que decidieron volver lo hicieron porque empresas científicas les pagaban, para poder realizar con ellos estudios científicos sobre la exposición a estos gases tóxicos.

ISLA RAMREE

Esta isla, situada en Birmania, ostenta un particular record Guinness del que seguro que no está orgullosa. En ella ocurrió el mayor desastre humano causado por los animales.

Todo pasó en la Segunda Guerra Mundial. Cuando los japoneses se vieron obligados a recular debido al ataque británico, los casi mil soldados que quedaban con vida tuvieron que atravesar más de 15 kilómetros de manglares para poder llegar al sur de la isla y reagruparse.

EL problema es que los manglares de esa zona están infestados de cocodrilos de agua salada, los más peligrosos del planeta. Dentro de los manglares sucedió una auténtica matanza, y se dice que casi todos los mil soldados perdieron la vida. Cuando los británicos entraron, se dice que solo encontraron 20 soldados japoneses con vida.

Un consejo: ¡no incluyas ninguna de estas islas en tus planes de Vacaciones!

Deja un comentario