Editorial
Un posible fin del TLCAN ¿de verdad afectaría seriamente a México? Esta es la pregunta que está en el aire ahora que las negociaciones entre los tres países parecen estancarse.
Un posible fin del TLCAN ¿de verdad afectaría seriamente a México? / Reuters

Un posible fin del TLCAN ¿de verdad afectaría seriamente a México? Esta es la pregunta que está en el aire ahora que las negociaciones entre los tres países parecen estancarse debido a las propuestas polémicas que han impuesto sobre las mesas de trabajo los representantes de Estados Unidos, pero para algunos especialistas la realidad es que dejar este tratado sería más benéfico para nuestro país que aceptar condiciones inequitativas o dañinas para el comercio nacional.

16 de octubre de 2017

Ciudad de México.- A pesar de los esfuerzos que hacen los representantes de México y Canadá por encontrar puntos de equilibrio que permitan alcanzar acuerdo benéficos para las tres partes con respecto a la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la incertidumbre reina en el ambiente y esto genera especulaciones sobre lo que representaría un eventual fin de este acuerdo comercial.

Pero contrario a lo que se puede suponer, México encontraría mecanismos para proteger sus mercancías y sus exportaciones, mantener tasas arancelarias relativamente bajas e incluso, gravar de manera importante algunos productos que ingresen a nuestro país procedentes de Estados Unidos.

Bajo este escenario, los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y su cláusula arancelaria de la Nación Más Favorecida (NMF) darían muchos beneficios a México en cuanto a los productos más importantes de exportación y el efecto de una eventual cancelación del TLCAN se podría resarcir apegándose a estas cláusulas de intercambio comercial.

Según estimaciones de la Secretaría de Economía (SE), “el 70 por ciento de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos no pagaría impuestos (arancel cero), mientras que el resto, 30 por ciento  enfrentaría una tasa promedio arancelaria de 3%”.

Incluso la industria automotriz mexicana, uno de los temas más polémicos que se están tratando en la cuarta ronda de negociaciones que se realizan en la ciudad de Washington, se vería beneficiada con el fin del TLCAN ya que según un análisis de la consultora Capital Economics, los aranceles serían mucho más bajos para México ya que se ubicarían  2.5 por ciento.

Esto te puede interesar: Estados Unidos manda “píldoras envenenadas” para negociar TLCAN: empresarios

México está protegido por acuerdos internacionales

En este sentido, México tiene ventaja sobre Estados Unidos ya que apegados a los acuerdos de la OMC, “los países desarrollados aceptaron que los menos desarrollados tuvieran tarifas más altas”, señaló Sergio Kurczyn, director de Estudios Económicos de Citibanamex al sitio Expansión, lo que por ejemplo, representa que el país vecino del norte no puede “subir sus aranceles a más de 3.5 por ciento, mientras que México puede subir su nivel hasta 35 por ciento”.

Un ejemplo claro de esto son las exportaciones e importaciones del sector agropecuario, que sin el TLCAN, México pagaría tasas de 4.8 por ciento en promedio para el envío de estos productos a Estados Unidos y para los no agroalimentarios pagaría una tasa de 3.3 por ciento, explica el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

En contraste, México podría imponer impuestos a los productos agropecuarios que llegan de Estados Unidos hasta un 37 por ciento  para las importaciones de maíz, según cálculos del Peterson Institute for International Economics.

En donde México podría tener alguna consecuencia negativa es en la cotización del peso en el mercado, ya que según Citibanamex, las tensiones asociadas a “las propuestas controversiales en áreas de contenido regional, compras gubernamentales, solución de controversias y una cláusula de caducidad quincenal” generan presión en el tipo de cambio.

Para Capital Economic, “es plausible que el peso caiga a alrededor de 23-25 unidades por dólar en caso de que el TLCAN colapse” pero a pesar de esto y dadas las condiciones planteadas por Estados Unidos, “pueden ser más conveniente las reglas de la OMC que las del TLCAN”, concluyó Sergio Kurczyn.

Fuente_ El Semanario