Arte y Dinero

Por Avelina Lésper

Jenny Holzer

El arte contemporáneo VIP (Video, Instalación, Performance) deposita todos sus recursos creativos en su “crítica social”, lo que hagan es por un fin altruista, convirtiendo al arte en una ONG.  El otro recurso es ser actuales, hablar de lo que pasa ahora mismo, en este minuto. Como bandera de estas obras inventaron el artivism, que es una mezcla de arte y activismo. Con estos antecedentes, es incomprensible que estemos viviendo una autocracia mundial y un abuso racista desde el nuevo gobierno semi dictatorial americano y que los artistas activistas, artivistas, ni hacen, ni dicen y ni se aparecen, tienen tema para rato: misoginia, racismo, supremacismo blanco, desprecio a la cultura, insultos gratuitos, mentiras públicas, violación a los derechos humanos, es un caleidoscopio del horror y los artivistas VIP escondidos y callados.

Están demostrando que al final son parte del sistema, que es fácil criticar sin consecuencias y cuando surge un poder verdaderamente autoritario se asustan. La democracia se desmorona, la ignorancia y la violencia toman el poder, y las mismas artistas que para protestar por la marginación del rol femenino ponían botes de limpiadores en el museo y tendían su ropa interior, ahora se quedan en silencio. Los cientos de artistas que hacían obras sobre cualquier tema de noticiero, las galerías que se jactaban de sus exposiciones con obras de contenido social, ¿en dónde están sus exposiciones?, ¿qué pasó con su activismo? Pues que la nueva política de impuestos americana les va a beneficiar a los galeristas, que las subastas van a tener menos regulaciones y que, aunque cancelen, como lo están haciendo, las ayudas al arte, la reducción de impuestos va a favorecer el negocio.