Por Katzy O`neal Coto

Educadores y filólogos conocen bien su nombre y su obra, el Dr. Daniel Casanny, profesor e investigador titular en la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona), es el autor de libros como Describir el escribir (1988), La cocina de la escritura (1993) y Enseñar lengua (1999) que han marcado pauta durante tres décadas en la enseñanza del español en escuelas, colegios y universidades.

Sus escritos siguen teniendo tal relevancia en Costa Rica que los nuevos programas de enseñanza de Lengua y Literatura del Ministerio de Educación Pública (MEP) para III y IV ciclo lo toman como referente. Sin embargo, casi 30 años después de la publicación de sus primeros libros, la concepciones del Dr. Cassanny sobre leer y escribir en el mundo actual distan mucho de la visión tradicional que conserva el sistema educativo.

Mientras en Costa Rica docentes y empleadores se preocupan por las deficiencias que tienen los estudiantes y profesionales para expresarse correctamente en forma verbal y escrita, Casanny considera que éste no es un problema de Costa Rica ni del mundo hispanohablante porque escribir es una acción cognitiva muy compleja y cada día lo es más. “La cuestión es que la mirada que nosotros tenemos sobre esto es muy ingenua, muy simplista” acotó.

No es que haya ningún déficit, no hay ningún país donde todo el mundo sepa escribir de manera maravillosa, sin incorrecciones y sin problemas. Además, cada vez escribir es más difícil porque la persona tiene que ser capaz de leer y escribir en español y en inglés, debe hacerlo en internet pero también en papel, tiene que ser tan capaz de escribir una carta al periódico como de comprar un boleto de avión en internet, son practicas de lectura y escritura muy sofisticadas” explicó.

Entonces, ¿Qué es escribir bien?

Para este experto, dedicado a la investigación del discurso escrito, no hay correcto o incorrecto cuando se trata de escribir, pues cada ámbito sugiere al escritor formas diferentes de comunicarse, así que es tan válido un escrito que cumpla con todas las reglas de la gramática y la ortografía como una comunicación entre amigos en Whasapp donde se utilizan emojis y palabras entrecortadas. Simplemente son modalidades distintas de comunicación.

La comunicación escrita no es categórica, lo que es un error y lo que no es un error tampoco es una cosa tan clara, puede ser muy clara en términos de ortografìa o sintaxis pero ya si hablamos de seleccion lexica o de desarrollo del discurso es más complejo, no hay una categorización de esto está bien y esto está mal“, dijo Casanny durante un conversatorio que sostuvo el 22 de agosto con docentes de español y estudiantes de filología, lingüística y educación en la Universidad de Costa Rica.

Puede que muchos no estén de acuerdo con esta idea, pero así lo ha dejado claro uno de los más reconocidos especialistas en lectura y escritura de la lengua española, quien asegura que Internet ha venido a revolucionar la forma en que escribimos a tal velocidad que las instituciones educativas no han logrado adaptarse a estos cambios que están en plena marcha.

Una generación de fans

Casanny es categórico al afirmar que el uso de dispositivos móviles y sus aplicaciones de mensajería no afecta la capacidad de los niños y niñas para escribir adecuadamente, ya que las investigaciones más recientes demuestran que los niños que son más activos leyendo y escribiendo en diversos formatos através de sus dispositivos móviles sacan mejores notas en evaluaciones estándar formales de lengua escrita.

Al respecto, explicó que los niños y niñas que se comunican con diferentes grupos de personas através de plataformas como Whastapp, que son interactivas y en tiempo real, rápidamente entienden que en cada contexto se habla de formas diferentes, así que son capaces de escribir en diferentes registros y usar un tipo de lenguaje distinto con sus amigos, con sus profesores o con sus familiares.

Aunque asegura no ser un geek, este filólogo muestra un gran entusiasmo por la tecnología y las posibilidades que ofrece Internet para las nuevas generaciones. En este sentido, ha estudiado los fenómenos del fandom, es decir, el mundo de los jóvenes fanáticos de sagas, peliculas o artistas que están desarrollando diferentes actividades lingüísticas en la red al margen de las estructuras formales, de los curriculum educativos y de las normativas de derechos de autor.

Destacó que estos jóvenes son capaces de utilizar formas muy sofisticadas de comunicación; desarrollan contenidos, hacen historias basadas en sus personajes favoritos, hacen perfiles en redes sociales, desarrollan webs, son plurilingües y hasta pueden tomar una serie china y traducirla completamente al español para compartirla con otros fans.

 
“Yo creo que los adolescentes son bastante inteligentes como para darse cuenta de que si envían un mensaje para sus amigos en Instagram pueden prescindir de las haches y las tildes pero si quieren publicar en un blog para que les crea gente de todo el mundo y quieren que el resto de lectores no piensen que son tontos o ignorantes tienen que poner las tildes y las haches. Porque claramente la ortografía es un marcador social de cultura.” dijo el Dr. Casanny. / Foto por Karla Richmond.

Educación en tiempos de Internet

En una época donde el lenguaje formal convive con muchas formas de escritura que dominan la web y los espacios informales la enseñanza de la lengua es más compleja para los docentes, según reconoció el experto. No obstante, en este contexto el papel de la escuela es el mismo de siempre; enseñar la lengua estándar con todas sus estructuras y reglas de ortografía, las cuales son necesarias para que los alumnos logren acceder al conocimiento y desempeñarse en ámbitos formales como el trabajo o la universidad.

Los docentes también tendrán que reconocer que los jóvenes utilizan a diario varias lenguas y sistemas de escritura donde se mezclan los ínconos y la escritura simplificada, que además vienen acompañadas con el uso de herramientas cada vez más populares como los autocorrectores de texto y traductores de idiomas en línea, que han desplazando el uso de los diccionarios tradicionales.

“Lo que nosotros estamos encontrando es que toda esta tecnología lo que hace es crear una brecha más grande entre los buenos estudiantes y los estudiantes mediocres. Los buenos estudiantes son tan sofisticados que han aprendido a desarrollar estrategias para utilizar esta tecnología de modo adecuado” explica el especialista, para quien estas tecnologías abren grandes oportunidades que cambiarán mucho en los próximos años.

 “El futuro es comunicarse en distintos contextos con la ayuda de distintos recursos tecnológicos y eso va a ser cada vez más el objetivo de la clase de lengua porque ¿qué sentido tiene enseñar las reglas de acentuación en estos momentos?“, dijo Dr. Casanny a educadores y académicos de la lengua que intentan entender y adaptarse a este nuevo contexto.

El Dr. Daniel Casanny visitó la Universidad de Costa Rica invitado por la Cátedra UNESCO para la lectura y la escritura, sede Costa Rica, del 22 al 25 de agosto a donde impartió un seminario sobre redacción de textos académicos y científicos dirigido a estudiantes de maestría y doctorado. Además, participó en un conversatorio con lingüístas y docentes de español y ofreció una charla abierta a todo público sobre “Jóvenes y Fans en la red: lecciones aprendidas para la educación”.

Publicado originalmente en ucr.ac.cr

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here