Todos sabemos que ser victima de la rutina que es el trabajo puede ser agobiante. Hacer todos los días lo mismo provoca que estas pocas semanas de vacaciones nos caigan como anillo al dedo. ¿Pero qué crees? Ya se terminaron.

Así es, justo como lo dijo la princesa Rihanna «Work, work, work, work…». Y para que no se haga tan pesada la vuelta a la vida laboral te compartimos algunos consejos con los que podrás adaptarte de una manera sencilla y sin reparos a tu chamba:

  1. Organización y la previsión.
    Es recomendable volver de las vacaciones con, al menos, un par de días de antelación. En este tiempo podrás habituarte a tus antiguos horarios e ir organizando las tareas del hogar y de reordenación de los enseres de las vacaciones de forma progresiva para evitar la conocida saturación.
  2. Duerme bien.
    El sueño será un factor determinante para superar el síndrome post-vacacional. Es importante regular los ritmos de sueño, por lo que evita las siestas los primeros días y duerme las 8 horas diarias correspondientes del tirón.
  3. Dedica tiempo al deporte y a las aficiones personales.
    Esto te permitirá relajarte y no pensar demasiado en el regreso al trabajo. Es importante mantener un pensamiento positivo – pensar en lo que has disfrutado durante las vacaciones y no en la rutina que te espera a la vuelta.
  4. No agobiarse.
    Es importante que no caigas en esto, ya que el cuerpo tarda en retornar a sus horarios normales. Este malestar pasará de forma progresiva al cabo de los días.

 

Fuente: lavozdeltajo