La manera de hablar y las palabras que una persona usa no solo afectan tu imagen, sino que también tienen el potencial para incidir en tu comportamiento, señala un profesor de Stanford.

Resultado de imagen para Bernard Roth
Bernard Roth

Cambiar una palabra por otra podría ayudarte a lograr tus objetivos. Así lo asegura Bernard Roth, profesor de ingeniería de la Universidad Stanford y director académico del Instituto de Diseño Hasso Plattner de Stanford.

En su nuevo libro, The Achievement Habit, Roth sugiere algunos cambios lingüísticos que pueden ayudarte a tener más éxito. He aquí los dos más sencillos:

1. Cambia “pero” por “y”.

Es probable que en alguna ocasión te sientas tentado a decir: “quiero ir al cine, pero tengo que trabajar”.
En su lugar, Roth sugiere que digas: “quiero ir al cine, y tengo que trabajar”.
Escribió: “Cuando utilizas la palabra ‘pero’ creas un conflicto y una razón que en realidad no existe”. En otras palabras, es posible ir al cine y también hacer tu trabajo, solo tienes que encontrar una solución.
En cambio, cuando utilizas la palabra “y” estás obligando a tu cerebro a procesar ambas partes de la frase, explicó Roth. Quizá veas una película más corta o tal vez delegues parte de tu trabajo.

2. Cambia “tengo que hacer” por “quiero hacer”.

Roth recomienda un ejercicio sencillo: la próxima vez que pienses “tengo que”, cambia “tengo” por “quiero”.
Este ejercicio es muy efectivo para que las personas tomen consciencia de que lo que hacen en su vida, incluso las cosas que encuentran desagradables, es porque lo han elegido”, comentó.
Por ejemplo, uno de los estudiantes de Roth sintió que debía matricularse en los cursos de matemáticas para su programa de posgrado a pesar de que los odiaba. Después de terminar el ejercicio, se percató que realmente quería tomar las clases ya que el beneficio de completar los cursos era mayor a su incomodidad.
Ambos cambios se basan en un componente clave de la estrategia de resolución de problemas llamada pensamiento de diseño. Cuando utilizas esta estrategia desafías a tu forma automática de pensar y puedes percibir las cosas como realmente son.

Cuando utilizas un lenguaje diferente puedes percatarte de que un problema no es tan difícil de resolver como parece y que tienes más control sobre tu vida de lo que realmente crees.

Publicado originalmente en elclubdeloslibrosperdidos.org

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here