A través de un twitt, el papa Francisco a generado el regocijo de muchos fieles por una frase que muestra el humor y manera de ver la vida de este gran hombre. «Vietato lamentarsi» («Prohibido quejarse»), es la frase enmarcada que resguarda la entrada a la habitación del papa Francisco.

A través de la cuenta de Twitter Vatican Insider (Es), del periódico italiano LaStampa, se dio a conocer la polémica imágen:

A lo cual, el papa Francisco dijo «los transgresores son sujetos a un síndrome de victimismo con la consecuente disminución del tono del humor y de la capacidad para resolver problemas […] la sanción es doble si la violación es cometida ante la presencia de niños [y] para volverse el mejor de uno mismo hay que concentrarse en las propias potencialidades y no en los propios límites, por lo tanto: deja de quejarte y actúa para hacer mejor tu vida”.

El mes pasado, el 14 de junio Salvo Noé visitó al Papa y le regaló su libro, una pulsera y el aviso. Papa Francisco le dijo: “Lo voy a poner en la puerta de mi oficina, en donde recibo a las personas”. Lo cumplió y fue más allá, lo puso en la puerta de su misma habitación.

 

 

Fuente: Aleteia.org