Abuso sexual y trafico humano, una realidad que está más cerca de lo que podemos imaginar. Un homenaje a Virginia y Chelo por este trabajo duro y peligroso. Dios las bendiga.