El camino hacia una arquitectura sustentable

Sophia Gurría Hamdan

La arquitectura sustentable contribuye a la reducción de los costos de operación, fomenta la creación y expansión de mercados para productos y servicios verdes, incrementa el valor de la propiedad, ayuda a mejorar la salud y la calidad de vida de las personas, contribuye a establecer una relación amigable entre el Hombre y el ambiente que lo rodea y evita la escacez de los recursos existentes.

Sigue leyendo y entérate de cuáles son las ciudades más sustentables del planeta y qué empresas integran el TopTen de la sustentabilidad en la actualidad:

 En este artículo nos proponemos a dar a conocer los resultados de nuestra investigación sobre arquitectura sustentable. Debemos familiarizarnos con nuestros conceptos básicos: ecología y sustentabilidad. Ecología viene de la palabra griega Ökologie, que se define como el estudio de los hogares, y es la especialidad científica centrada en el estudio y análisis del vínculo que surge entre los seres vivos y el entorno que les rodea. Por otro lado, la sustentabilidad suele utilizarse como sinónimo de sostenible en el ámbito de la ecología.

Un proceso sustentable o sostenible es aquel que se puede mantener en el tiempo por sí mismo, sin ayuda exterior y sin que se produzca la escasez de los recursos existentes. El desarrollo sustentable permite satisfacer las necesidades actuales sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras. La sustentabilidad consiste en crear una relación amigable entre el Hombre y el ambiente que lo rodea.

El planeta está en riesgo debido a los impactos de las actividades humanas en los ecosistemas. Afortunadamente, se han creado instituciones como Millenium Ecosystem Assesment (MA) y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (MDGs) cuyo objetivo es el control de los proyectos arquitectónicos para reducir la cantidad de residuos generados, así como los consumidos en todo el ciclo de la construcción, contribuyendo a la disminución de la huella ecológica humana. Es preciso analizar las herramientas y técnicas utilizadas en las construcciones para lograr la obtención de una arquitectura más sustentable, con un marco metodológico de gestión sostenible, dentro de los estándares de la dirección Integrada de proyectos.

La arquitectura debe tener entre sus objetivos principales la creación de una alternativa ecológica que no dañe al ambiente, que ayude a su recuperación y a la reducción del uso de materias primas.

Desde el punto de vista ambiental, una edificación es sustentable si reduce sus impactos negativos en el ambiente durante todo su ciclo de vida, desde su diseño hasta su construcción, operación, mantenimiento, renovación y demolición.

Para ello existen ciertos principios que guían una obra arquitectónica hacia la sustentabilidad: la consideración de las condiciones geográficas (en los últimos 30 años, la creciente conciencia de las consecuencias de la degradación ambiental ha derivado en el nacimiento de una corriente en la arquitectura denominada arquitectura bioclimática), la utilización del espacio de forma eficiente, la maximización del ahorro de energía, el aprovechamiento de las fuentes de energía renovables, la reducción del consumo de agua, el alargamiento de la vida útil del edificio, el aprovechamiento de los materiales locales, la gestación ecológica de los desechos y la reducción de los desperdicios y sus fuentes, la reducción de emisiones contaminantes, la protección de los ecosistemas y la biodiversidad, el mejoramiento de la calidad del aire y del agua, entre otros.

La arquitectura sustentable contribuye a la reducción de los costos operacionales, fomenta la creación y expansión de mercados para productos y servicios verdes, e incrementa el valor de la propiedad.

En el aspecto social, puesto que los edificios sustentables contribuyen a tener un medio ambiente más limpio y saludable, aportan un mejoramiento de la salud y más bienestar, una mejor calidad de vida y, por ende, una mayor productividad.

Aunque en principio este tipo de proyectos implican una mayor inversión que los tradicionales, todos los esfuerzos iniciales se compensan en pocos años gracias a un gran ahorro en energía y costos de operación.

 

Afortunadamente, el número de empresas que opta por construcciones sustentables va creciendo cada año. Estas son las “Top 10” empresas sustentables en el mundo: Outotec OYJ, Finlandia; Statoil ASA, Noruega; Neste Oil OYJ, Finlandia; Novo Nordisk A/S, Dinamarca; Umicore SA, Bélgica; Schneider Electric SA, Francia; BASF SE, Alemania; Aeroports de París, Francia; Sigma-Aldrich Corporation, Estados Unidos; y, por último, Bombardier Inc, Canadá. Esperamos que con los grandes avances pronto veamos a México entre los primeros lugares.

 

Muchos se preguntarán qué es lo que necesita una ciudad para ser considerada sustentable. Deben cumplir una serie de requisitos para entrar en la categoría de Sustentabilidad. Para empezar, necesita un adecuado desarrollo urbano y sistemas de movilidad, gestación integral de residuos sólidos, agua y saneamiento de esta, preservación de los activos ambientales, mecanismos de eficiencia energética, un plan de residencia ante los impactos del cambio climático, cuentas fiscales organizadas y adecuada conectividad, índices positivos de seguridad ciudadana y participación ciudadana. Parecen sencillos, pero se requiere un gran esfuerzo para lograrlo.

Las ciudades más sustentables del mundo son: en primer lugar, Zurich, pues existe una ley que obliga a las constructoras a realizar un prototipo que marque en altura las esquinas de cada proyecto; en segundo, Singapur, ya que se encuentra muy por delante de muchas ciudades gracias a las tres innovaciones en la gestión de agua: captación de lluvia, sistemas de desalinización y depuración de aguas; después está Estocolmo, que creó Hammarby Sjöstad, localizada en el sur y es una ciudad totalmente ecológica; en cuarto lugar se encuentra Viena, una de las ciudades con mayor explotación agrícola ecológica del mundo; por último está Londres, de acuerdo con un estudio realizado por la consultora Navigant Research, ya que destaca por la combinación de innovación técnica y la inversión en una estrategia amplia para el desarrollo de la ciudad.

En México hay varias instituciones que apoyan al desarrollo sustentable y ecológico: la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL),  el Instituto Nacional de Ecología y cambio climático (INECC), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT). También se han promulgado algunas leyes relevantes, como la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección del Medio Ambiente (1988, reformas en 2013), la Ley de Aguas Nacionales (1992, reformas en 2013) y la Ley de Desarrollo Rural Sustentable (2001, reformas en 2012). Sin embargo, esto no es suficiente, se necesita del apoyo de todos los sectores y la sociedad para lograr un desarrollo sustentable.

Todavía tenemos que superar muchos obstáculos para poder alcanzar nuestro objetivo. Tiene que ver con los cambios necesarios de las actitudes y comportamientos; que dificultan incluso una decidida implicación de los educadores en la formación de una ciudadanía consciente de la situación de emergencia planetaria y sus causas y preparada para adoptar las medidas necesarias para hacer frente a dicha situación. Algunos de éstos obstáculos son el “síndrome de la rana hervida”, los tratamientos reduccionistas, puntuales, locales e inconexos, la consideración de que los procesos son naturales y que la acción humana es irrelevante, la creencia en la bondad, necesidad y posibilidad de un crecimiento indefinido, la incomprensión del problema demográfico, la confianza en que la tecno-ciencia puede solucionarlo todo, la incorrecta comprensión de los conceptos de sostenibilidad y desarrollo sostenible, la consideración irrelevante de  las acciones individuales y, por tanto, la educación ciudadana y la trivialización de los cambios necesarios. No podemos esperar a que se haga un cambio, el cambio debe empezar por nosotros.

Después de analizar las repercusiones del calentamiento global, notamos que es necesario tomar medidas para mejorar la situación y una de éstas es empezar por cambiar el modo y la actitud con la que hacemos las cosas. Estamos en una etapa de crecimiento en el mundo y debemos preocuparnos porque este sea sustentable y ecológico. Debemos dejar de poner excusas y empezar a actuar. Solamente con acciones vamos a poder resolver este problema.

 

Este es un trabajo de investigación realizado por la alumna Sophía Gurría Hamdan para la materia de Español en el Colegio Miraflores de Cuernavaca, fue dirigido por la Mtra. Gabina Espinoza Miranda.

Bibliografía

López, R. (23 de abril de 2016). Materiales sustentables, opción para el futuro. Obtenido de Gaceta Digital UNAM: http://www.gaceta.unam.mx/20150105/materiales-sustentables-opcion-para-el-furto/
Bescós, B. (28 de 03 de 2017). Las ciudades más sostenibles del mundo. Obtenido de Forbes México: https://ww.forbes.com.mx/forbes-life/ciudades-mas-sostenibles-mundo/#gs.YYBI9fA
Fernández, F. R. (s.f.). Scielo. Obtenido de http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-50732010000200001
Gardey, J. P. (2012). Definición.de. Obtenido de http://definicion.de/ecología/
gruppe, h. (19 de 07 de 2015). ¿Cuáles son los principios de la arquitectura sustentable? Obtenido de Hildebrandt Gruppe: http://www.hildebrandt.cl/cuales-con-los-pricipios-de-la-arquitectura-sustentable/
Huelsz, G. H. (1 de 09 de 2013). Hacia edificaciones más sustentables. Obtenido de Revista Digital Universitaria: http://www.revista.unam.mx/vol.14/num9/art29/
Merino, J. P. (2013). Definicion.de. Obtenido de http://definicion.de/sustentable/
Ovacen. (s.f.). Cuál es la ciudad más sostenible del mundo y por qué. Obtenido de Ovacen: https://vacen.com/ciudad-sostenible-mundo
Smith, J. (28 de 03 de 2017). las 100 empresas más sustentables del mundo en 2014. Obtenido de Forbes México: https://www.forbes.com.mx/las-100-empresas-mas-sustentables-del-mundo-en-2014/#gs.HTKjWr8
UANL. (2 de 10 de 2013). Sustentabilidad en México. Obtenido de Universidad Autónoma de Nuevo León: http://sds.uanl.mx/el-desarrollo-sustentable-en-mexico-3/