Los cambios deben servir para mejorar

Por Elena Goicoechea

No creo en cambiar por cambiar, sobre todo si es hacia algo peor. La izquierda mexicana no es tal, solo se trata de una población desencantada que se aglutina en torno a una figura autoritaria y populista, ayudada por vividores de la política; Freud diría que quienes votan por figuras mesiánicas son personas inmaduras que buscan en un presidente a un padre que les resuelva sus problenas para no asumir su responsabilidad. El gobierno no debe ser un papà, es solo un guardián y administrador de los impuestos, que deben invertirse en construir un sistema y una infraestructura que permita a quien lo busque y se esfuerce, una calidad de vida acorde con la dignidad humana. Suena a rollo, pero es cierto. Regalar dinero es como la parábola de regalar pescado. Mejor enseña a pescar y cuida que en el lago haya peces. En cuanto a la necesidad de alternancia, eso es precisamente lo que más se arriesga cuando se elige a un mesías autoritario que se cree el único camino. Al tiempo…. Basta ver a Venezuela.