Heladerías hay muchas. Conocer las mejores es privilegio de pocos. Para estos días de calor te recomendamos las heladerías más in de la Ciudad de México. Algunas con mayor tradición que otras, pero todas con algo en común: ser las heladerías más extravagantes y originales a las que puedas ir.

En muchas antiguas culturas del mundo existió algún postre semejante a lo que hoy conocemos como helado y, por supuesto, México no es la excepción. Ejemplo de esta tradición es la Feria de la Nieve en Tulyehualco, una de las más importantes para la industria del helado en nuestro país y que se celebra desde 1884. Por otro lado, se cuenta que ya desde la época prehispánica el tlahtoani Moctezuma mandaba por nieve al Popocatépetl y se deleitaba endulzándola con miel de abeja y flores.


Nevería Roxy

Es una de las heladerías con mayor tradición de la Ciudad. Sus helados han sido los preferidos por generaciones y no dudemos que miles de historias de amor se hayan forjado en el interior de su local. Nació en 1946 como una fuente de sodas en la Colonia Condesa. Mientras Don Carlos despachaba en la barra, su esposa Doña María Luisa Rubio se dedicaba a preparar las nieves, helados, y mermeladas, cuya inspiración y dedicación sentaron las bases de lo que actualmente es la Nevería Roxy.

Dirección: Tamaulipas 161 y Fernando Montes de Oca 809, ambas en la Colonia Condesa. También frente al Parque Lincoln de Polanco,  y en la Cineteca Nacional.

Recomendación: pide el Roxy Especial y la tradicional nieve de limón.


Ice Cream Nation

Ubicada en un pequeño local, esta heladería ha sabido ganarse a grandes y chicos. No es raro ir y encontrarse con una fila enorme de adeptos en espera de una suculenta nieve, pero oculta tras la espesa niebla formada por el nitrógeno con el que es preparado al instante este rico postre. Puedes hacer tu propia combinación y adornar tu helado con lo que más se te antoje o atenerte a alguna de las mezclas especial y cuidadosamente hechas por sus expertos heladeros. Ir y disfrutar de Ice Cream Nation es una experiencia obligada para todo residente y visitante de la CDMX.

Dirección: Mérida 122, Colonia Roma Norte.

Recomendaciones: El triple chocolate con Ferrero®, Kit kat®, Kinder bueno® y conejo Turín®, el de toronja y gin, el Peter Perez (jugo de naranja con mezcal y sal de gusano).


La Bella Italia

Con la más alta tradición heladera italiana de su lado, La Bella Italia es uno de los lugares con mayor tradición en la ciudad. Imagínate, están vendiendo gelatos desde 1922 con la misma receta que la familia Chiandoni desarrolló para conquistar el espíritu heladero de México. Es un lugar perfecto para ir con toda la familia y disfrutar una tarde de calor acompañado de un flotante con nieve. Una vez dentro te sentirás como en los años cincuenta y no dudes que al salir te surjan las ganas de ponerte una chamarra a la James Dean o ya de perdida un suéter como el de Cesar Costa.

Dirección: Orizaba 110, Colonia Roma
Norte.

Recomendaciones: Los flotantes y cualquiera de los treinta sabores de helado, en serio… cualquiera.


Bendita Paleta

No es precisamente una heladería como tal, bueno… sus paletas son hechas con helado, entonces, ¿es heladería o paletería? Bueno, da igual, son una bendición en esta ciudad. No importa en qué lugar te encuentres, si te estás muriendo de calor vas a encontrar una Bendita Paleta que te traerá de vuelta al mundo terrenal. La forma de sus paletas, en espiral y en cubos, ha llegado a ser una de las características por las que son inconfundibles. Con solo pararte frente al mostrador de alguno de sus locales te darás cuenta de que todo se vuelve “bendito”: las paletas, los vendedores, el refri, la caja registradora… ¡Hasta tú! Sus paletas son un oasis para llevar.

Dirección: Hay muchas sucursales, pero yo las probé en el Comedor Lucerna.

Recomendaciones: Mandarina con albahaca, paraíso tropical y frutos rojos.


Helado Obscuro

Es una de las heladerías que ha tenido mayor aceptación en los últimos años. Puede ser por la originalidad de su nombre y su relación con aquella serie de películas que por generaciones nos ha tenido atados a las salas de cine, pero una cosa es segura, los sabores que encontrarás son una verdadera delicia. Nosotros visitamos el “cuartel general” de Helado Obscuro y nos encontramos rodeados de helados, paletas y shots. Hay helados con mezcal, tequila, ginebra, vino, vodka, whisky, cognac, ron, cerveza… Ahora que, si no eres un fanático de andar a medio día con un helado de Jägermeister o absinthe, puedes pedir alguno de los clásicos de frutas, chicle o palomitas, o entrar en su laboratorio para crear el helado que siempre habías soñado (tu propio Pedro Chavez Special, así como el de Pedro Infante en ¿Qué te ha dado esa mujer?).

Dirección: Orizaba 203, Colonia Roma Norte.

Recomendaciones: Pidan unas charolas de helados para que prueben todos los sabores.


Fotografía: Lauro Bautista

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here