Por la Dra. Pilar Simón. Dermatóloga

No existe un “bronceado saludable”, todas las pieles están en riesgo de presentar cáncer de piel. ¡Protégete!

Del total de la radiación emitida por el sol, el 50% es infrarroja, el 40% luz visible y el 10% ultravioleta, la cual, nos causa mayor daño en la piel

La Organización Mundial de la Salud ha demostrado que el cáncer de piel es cada vez más frecuente. En México, el cáncer de piel no melanoma (carcinoma basocelular y carcinoma epidermoide) ocupa el tercer lugar en mujeres de entre 40 y 60 años, al igual que la neoplasia en los hombres de esa edad.

Por otro lado, el tiempo de exposición que sufren los niños al sol es el doble o triple del que nos exponemos los adultos. Esto se debe, en una cuarta parte, a las actividades realizadas fuera del salón de clases y a que entre los meses de marzo y junio reciben el 51% de la dosis anual de rayos ultravioleta. Por ello, es de suma importancia implementar medidas preventivas cualquiera que sea tu caso:

  • Aplica foto-protectores 15 minutos antes de salir y durante el día, incluso dentro de casa y en días nublados.
  • Usa gorra o sombrero, lentes obscuros y ropa que proteja las áreas foto-expuestas.
  • Evitar actividades físicas en momentos en que la intensidad de la luz solar es mayor (medio día y alrededor de las cuatro de la tarde).
  • No utilizar camas de bronceado.
  • No exponer a insolación a niños menores de 3 años.
  • Tener sumo cuidado con las áreas del escote, nariz, cuello, orejas y labios, ya que son más sensibles.
  • Las personas sin pelo deben de utilizar foto-protectores en gel o aerosol.
  • Aquellas personas con herpes labial deben considerar que el sol es un factor predisponente por lo que es recomendable utilizar una elevada protección solar.

Lunares y melanoma

Los nevos o lunares, como se les conoce popularmente, deben ser checados anualmente, ya que en ocasiones se pueden transformar en cáncer de piel (melanoma). Los factores que aumentan la posibilidad de presentar melanoma son:

  • Tener muchos lunares (más de 50).
  • Historia familiar o personal de melanoma.
  • Quemaduras solares.

Si observamos que se nos ha generado un lunar nuevo después de los 25 años o ha habido algún cambio en lunares previos, es importante consultar al médico. Los melanomas suelen ser asimétricos, de bordes irregulares, colores varios y, habitualmente, con un diámetro superior a 6 mm.

Manchas en la cara

Existen diferentes tipos de manchas en la cara, las más comunes son las conocidas popularmente como “paño” y que erróneamente se asocian con problemas del hígado o riñón. Son más frecuentes en mujeres; sin embargo, la causa específica no se conoce, solo se sabe que estos 3 factores son importantes para que aparezcan:

  1. Factores hormonales. Embarazo o el uso de anticonceptivos.
  2. Factores genéticos y raciales.
  3. La exposición solar.

Para su prevención y tratamiento, el uso de foto-protectores es lo ideal.

Piel grasosa y acné

El acné es una enfermedad crónica que se presenta en la adolescencia y en ocasiones se puede prolongar a la edad adulta. Es resultado de factores genéticos u hormonales, ya sean propios de la adolescencia o por alguna enfermedad. Antes de exponerte a la luz del sol toma en cuenta estas recomendaciones:

  • Lávate la cara dos veces al día con algún jabón dermatológico y NO talles la piel para no causar cicatrices.
  • Toma mucha agua.
  • Evita utilizar cremas o maquillajes grasosos y NO apliques mascarillas o remedios caseros.
  • No debes exponerte al sol mientras te encuentres bajo algún tratamiento, pues muchos aumentan la sensibilidad a la radiación solar.

Piel roja o rosácea

Las personas con este tipo de piel tienen comezón y ardor; en ocasiones puede afectar los ojos con inflamación de los párpados y producir conjuntivitis. Existen algunas recomendaciones para el paciente para su cuidado:

  • Utilizar foto-protección.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Evitar bebidas calientes y condimentadas.
  • Evitar el consumo de alcohol.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel, puede presentarse en cualquier edad, aunque es más común en niños y produce mucha comezón. Atopia se define como una tendencia a reaccionar de manera exagerada a diferentes estancias, tanto alérgicas o irritantes, o fármacos. A los pacientes con dermatitis atópica se les recomienda:

  • Los baños deben ser cortos, con agua tibia, utilizando un jabón suave y sin tallar la piel.
  • Aplica cremas hidratantes dermatológicas varias veces al día.
  • Evitar ropa de lana o con tejidos sintéticos.
  • Utilizar ropa suelta y que transpire.

Hongos

La onicomicosis se produce por factores predisponentes que facilitan el desarrollo y crecimiento del hongo: higiene, tipo de calzado e, incluso, personas con diabetes mellitus. Las medidas preventivas que se deben tomar son:

  • Utilizar calcetines 100% de algodón y zapatos que no sean oclusivos.
  • Mantener secos los pies durante el día y secarlos después del baño, sobre todo entre los dedos.
  • Utilizar sandalias en baños y albercas públicas.

Dra. Pilar Simón
Dermatólogia.
[email protected]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here