Acuerdo Sykes-Picot

Editorial

El Acuerdo Sykes-Picot, conocido oficialmente como el Acuerdo de Asia Menor, fue un acuerdo secreto firmado entre Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y la Tercera República Francesa para definir las esferas de influencia y control de los dos países en el Medio Oriente si acaso la triple entente obtuviera la victoria en contra del Imperio otomano en la Primera Guerra Mundial.

Las negociaciones se desarrollaron entre noviembre de 1915 y marzo de 1916, se firmó el acuerdo el 16 de mayo de 1916.

Se considera que el acuerdo le dio forma a la región. Se definieron las fronteras de Irak y Siria, y ha llevado hasta el conflicto actual entre Israel y el pueblo palestino. Muchas personas ven el acuerdo como un punto de inflexión en las relaciones entre el mundo del Occidente y el mundo árabe. Se negaron las promesas hechas a los árabes por el coronel T. E. Lawrence de una patria nacional y árabe en el área de Gran Siria, a cambio de haberse aliado con los británicos en contra del Imperio otomano.

La arquitectura geopolítica fundada por Sykes-Picot favorecería circunstancias que dan a lugar cosas como la protección que disfrutaron las minorías religiosas y étnicas en el Medio Oriente, las cuales son motivos de conflictos.

El Estado Islámico declaró que una de las metas en su insurgencia es revertir los efectos de Sykes-Picot.

Se repartió a los británicos el control de las áreas desde la línea de la costa del mar Mediterráneo hasta el Río Jordan, Jordania, el sur de Irak y una pequeña área que incluyó los puertos de Haifa y Acre para dejar acceso al Mediterráneo. Se repartió a los franceses el control del sureste de Turquía, el norte de Irak, Siria y Líbano. El Imperio ruso iba a recibir Estambul, los Estrechos Turcos y Armenia.

Zonas de influencia francesa (azul), británica (roja) y rusa (verde) establecidas por el tratado Sykes–Picot. En una reunión sostenida en Downing Street el 16 de diciembre de 1915, Sykes declaró: "Me gustaría trazar una línea desde la e de Acre hasta la última k en Kirkuk."
Zonas de influencia francesa (azul), británica (roja) y rusa (verde) establecidas por el tratado Sykes–Picot. En una reunión sostenida en Downing Street el 16 de diciembre de 1915, Sykes declaró: «Me gustaría trazar una línea desde la e de Acre hasta la última k en Kirkuk.»

Se dejaron libres a los poderes para decidir las fronteras dentro de sus propias áreas.

Se esperaron más negociaciones con otros poderes, incluyendo a Rusia y Husayn ibn Ali, jerife de La Meca, para determinar la administración internacional.

Husayn ibn Ali
Husayn ibn Ali

Dada la derrota eventual del 1918 y la subsiguiente partición del Imperio otomano, el acuerdo efectivamente se dividió las provincias árabes de los otomanos fuera de la península arábiga en áreas de influencia y control de los británicos y franceses, y se propuso una «administración internacional» para Palestina.

Los británicos formaron el Mandato británico de Palestina entre 1920 y 1948 y el Mandato británico de Irak desde 1920 hasta 1932, mientras el Mandato francés de Siria y Líbano duró desde 1923 hasta 1946.

Los diplomáticos británico y francés Mark Sykes y François Georges-Picot negociaron los términos del acuerdo. El gobierno de los zares en Rusia fue una parte menor en el acuerdo; y cuando ocurrió la Revolución rusa, fueron los bolcheviques quienes publicaron el acuerdo el 23 de noviembre de 1917, resultando que «los británicos se avergonzaron, los árabes se consternaron y los turcos se alegraron».

François Georges-Picot
François Georges-Picot
Mark Sykes
Mark Sykes

Al día  de hoy, los países de la Unión Europea recienten la carga que representa para su erario y su orden social el verse forzados, moral y políticamente, a recibir miles de refugiados que huyen del conflicto bélico en Siria. No obstante, la ignorancia histórica y la miopía de una sociedad egocéntrica, salvaguardadas por quienes manejan los hilos del poder, no les han mostrado la cruda verdad: están pagando las consecuencias de su intervención en aquella región, que en el pasado y en el presente no ha tenido más motivación que los intereses económicos de los grupos de poder, a los que se sumó también Estados Unidos.

Irónicamente, hoy es Gran Bretaña el país que más reniega de los inmigrantes sirios, y la imposición de esta medida adoptada por la Unión Europea fue uno de los motivadores para abandonarla. Como siempre, los británicos ven solo por sus intereses. El otro país que firmó el Sykes-Picot, Francia, está dividido entre quienes optan por imitar a los ingleses y los que quieren permanecer en la UE. En cualquier caso, considerando sus intereses actuales, no su responsabilidad histórica y sus consecuencias.

Entérate de lo que está pasando ahora:

¿Estamos al borde de una guerra mundial? La historia de todo lo que está pasando en Siria