Vivió para contarlo y hoy cuenta cómo ha logrado, a pesar de las secuelas, ser feliz

Por Elena Goicoechea

¿Recuerdas el caso de José Villela, aquel estudiante de Medicina a quien aplastó un camión de basura que cayó del segundo piso del Periférico hace siete años?

El accidente lo dejó sin movilidad en la mayor parte de su cuerpo. Eso no impidió que siguiera su sueño de acabar su carrera y hoy ejerce la especialidad de Psiquiatría e imparte clases en una reconocida universidad de la Ciudad de México.

José compartió su experiencia y las herramientas que lo ayudaron a salir adelante en el Congreso para jóvenes  ‘Lo que de verdad importa’, celebrado en Expo Santa Fe.

Luego de describir los inesperados, extraños y angustiantes que vivió, José compartió las armas que lo ayudaron durante el largo camino de su recuperación física:

La imagen puede contener: 1 persona

«… Piensa en los valores y virtudes como si fueran músculos. Hay que ejercitarlos para estar fuertes. Al igual que cuando estás haciendo pesas en el gimnasio, requiere esfuerzo e implica cierto grado de dolor. La adversidad es parte de la vida y cuando llega nos debe encontrar en buena forma.

… Lo he comprobado en mi práctica como psiquiatra, las personas más felices suelen ser aquellas que son más agradecidas. Tenemos lo que tenemos y con eso hay que ser felices. La felicidad no es un destino, es una disposición interna para que hoy, aquí, sonría, agradezca que estoy vivo, que tengo amigos, que tengo familia, que estoy aprendiendo algo.

… Una lección que me ha dado mi cuerpo es que hay algunos nervios que no van por la médula. Y, por fortuna, para sonreír no necesitas ningún nervio de los que van por la médula. No puedo caminar, pero no he perdido mi capacidad de sonreír.

… En lugar de quejarme, de quedarme abajo del camión, lo que en verdad ha importado en mi recuperación es no perder la alegría en ningún momento, cuidar mi relación con Dios. La fe me sostiene, yo soy débil, pero ÉL es Dios, es mi padre y me quiere, si lo tengo en mi vida ¿qué me puede faltar? Si me tiene en sus manos ¿qué más puedo pedir?

… La espiritualidad y la religión forman parte importantísima del ser humano. No hubiera podido salir adelante sin eso.

… ¡Seamos felices! ¿Cuándo? ¡Hoy! ¿A qué hora? ¡Ahorita!»

José habla del poder formador del sufrimiento en este video: