El Dr. Federico Malpica es investigador en el Instituto de Recursos e Investigación para la Formación, con sede en Barcelona, España, así como director y fundador de Escalae, instituto internacional dedicado a la aplicación de protocolos para saber qué se está haciendo en las aulas a fin de mejorarlo, actúa en siete países y 450 instituciones educativas, tanto públicas como privadas, y asesora a varios ministerios de Educación.

La formación por competencias representa una verdadera revolución en el proceso educativo y tú eres uno de sus más importantes precursores a nivel internacional. ¿Cómo surgió la idea de crear el Instituto Escalae?

La idea comenzó con mi tesis doctoral en Ciencias de la Educación, específicamente en Calidad y Procesos de Innovación Educativa, la cual presenté en la Universidad Autónoma de Barcelona, en 2005.

Tu objetivo es establecer procesos de innovación que mejoren la calidad educativa. Pero innovar significa hacer cambios y todo cambio representa un esfuerzo y un costo. ¿Por qué cambiar cuando los resultados son relativamente satisfactorios?

En la enseñanza tradicional, para cubrir el programa es suficiente una organización del aula más o menos simple: los alumnos permanecen callados mientras escuchan lo que el maestro dice, hacen ejercicios y luego son sometidos a una evaluación. En la formación por competencias, los alumnos tienen que resolver problemas de la vida, y para eso requieren ser capaces de analizar, tener esquemas de actuación incorporados y aplicarlos de manera estratégica, lo cual supone mayor complejidad en la forma de enseñar y en la forma de evaluar. El simple examen no es suficiente para saber si esa persona es competente o no. Puede haber memorizado la información solo para pasar, pero realmente no ser competente.

¿Cuál es el criterio para saber si un alumno es competente o no?

Una persona es competente cuando es capaz de resolver una situación problemática de la vida partiendo de un análisis de la misma, para luego escoger algún esquema de acción y aplicarlo de manera estratégica para resolver esa situación. Estos esquemas de actuación son resultado de una interrelación entre actitudes personales, procedimientos y habilidades que domina, así como una serie de conocimientos de base que posee y comprende, lo cual debe adaptar a cada situación para poder actuar de manera competente.

Es difícil cambiar un sistema ya establecido de enseñanza. ¿Cómo lo logran?

Comenzamos por desarrollar una solución que permita a las instituciones educativas mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje dentro del aula, verificar la calidad educativa del servicio que está ofreciendo, así como certificarla. Hay que estructurar los procesos de innovación dentro de las instituciones educativas. No se trata de ver qué se nos ocurre hacer cada año, sino de un proceso de trabajo bien pensado a corto, medio y largo plazo; y que esté bien dosificado, de tal manera que los docentes sean capaces de digerir toda esta innovación y llevarla al aula. Porque de nada sirve que un colegio diga que tiene no sé cuántas maravillas si al final vas al aula y no lo ves.

¿Cuál es el primer paso?

El primer trabajo que hacemos es socializar el perfil de egreso para que sirva de guía y poder tomar decisiones sobre la propia innovación, la mejora continua y la formación docente. De hecho, el perfil del egresado es realmente lo que manda en una escuela, es su razón de ser y su sentido de la docencia. Yo no enseño para que mis alumnos pasen los exámenes, yo enseño para formar personas. ¿Qué personas?, pues las que está definiendo el perfil. El sentido de la docencia es enseñar para que los alumnos sean competentes.

El perfil de egreso no es universal. Es algo que cada institución educativa tiene que determinar. Si algo distingue a una escuela de otra, es el perfil de egreso que promete.

La mayoría de las instituciones educativas no lo tienen bien definido. Cuando les preguntas: “Oye, ¿tu perfil de egresado cuál es?”, cada uno te cuenta su historia. Si no hay un objetivo en común, es imposible construir una docencia efectiva y conseguir calidad educativa.

El perfil se debe difundir internamente para que lo conozcan todos los docentes, alumnos y padres de familia. Es un elemento de identificación y ventaja competitiva. De acuerdo con la forma en que defino mi perfil de egreso me van a identificar y a preferir.

Entonces, es algo en lo que los padres debiéramos poner más atención a la hora de buscar un colegio para nuestros hijos.

Exactamente. Siendo honestos como institución educativa, cuando los padres de familia llegan les tenemos que decir: “Mira, nosotros vamos a trabajar con tu hijo para que cumpla este perfil. ¿Tú concuerdas con él? Si no, ya te puedes ir buscando otra escuela, porque nosotros vamos a trabajar esto concretamente”. Así se evitaría que muchas familias se la pasen frustradas con las escuelas. Meten a sus hijos por recomendación, porque era la que estaba más cerca de casa o por cualquier otra razón, sin haber hecho un buen análisis del perfil de egreso de la escuela, y luego se percatan de que los valores que defienden como familia no van con ese perfil.

¿También debe haber un perfil para el maestro?

Sí. De hecho, una de las utilidades que tiene el perfil de egreso es determinar el tipo de docente que necesitas para conseguirlo. Muchos directivos escolares no piensan en esto y van contratando cursos y talleres de capacitación docente en función de otros criterios que no tienen nada que ver. Las necesidades individuales del maestro deben estar alineadas con las de la institución. No tiene que dar su clase como quiere, tiene que darla como lo requiere la institución para conseguir el perfil de egreso que prometieron.

Calidad educativa es la capacidad de ser coherentes con el perfil de egreso, no el tener más computadoras o implementar muchos programas.

Las escuelas dedican muchos recursos a contratar cursillos, pero luego casi nadie verifica si todo eso realmente se trasladó a las aulas. Nuestro trabajo es asegurarnos de que todo lo que se va desarrollando a nivel de innovación se ponga en práctica en los salones de clase. Involucramos a toda la institución educativa. Comenzamos por el equipo directivo que se tiene que empoderar de toda esta idea, para pasar del modelo de “cada maestrillo con su librillo” a una práctica colegiada, bien fundamentada.

¿Tienen algún tipo de certificación?

Todo está certificado. Tenemos un acuerdo con la Finland University, que es el consorcio más importante de universidades de Finlandia. Además, contamos con TeachersPro.com, que es una herramienta de apoyo a nivel personal para mejorar las competencias docentes y que otorga una certificación de competencias profesionales avalado por la Finland University.


Contacto del Instituto Escalae en México

Lic. Gabriela Porcayo González
722 784 0680

www.escalae.org