La comunidad internacional condenó la decisión del Tribunal Supremo

Este jueves, tras la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de invalidar al Parlamento, los miembros de la Asamblea Nacional denunciaron el hecho como un intento de golpe de Estado por parte de la administración de Nicolás Maduro y llamaron a su presidente un «dictador».

«Este Parlamento fue electo por 14 millones de venezolanos, cifra que fue histórica», dijo Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, el órgano unicameral de Venezuela que durante las elecciones de 2015 logró una mayoría de representantes de la oposición.

«Nunca en la historia del Parlamento se había logrado tener el 75 por ciento de la representación del pueblo para pedir al país más libertad, más justicia social y más democracia», continuó.

Como Borges, decenas de diputados y políticos condenaron el hecho del Tribunal Supremo de Justicia y salieron a las calles de Caracas a protestar.